Aprendamos a ser humildes

Pero cuando se afirmó en el poder, se volvió orgulloso, lo cual fue su ruina. 2 Crónicas 26: 16

No todos sabemos manejar el poder; este hace que nos volvamos orgullosos y sintamos que no necesitamos a nadie. Muchas veces, este poder hace que nos apartemos de los caminos del Señor y que nuestro corazón se endurezca, hasta tal punto que nuestra familia deja de importarnos y lo único que nos interesa es el dinero, la posición, el estatus, el reconocimiento.

Como hijos de Dios debemos cuidar nuestro corazón para que se mantenga fiel a la Palabra, porque es necesario que aprendamos a ser humildes y a valorar de dónde nos sacó.

No importa cuál sea tu posición, el lugar que ocupas, el poder que tengas, la influencia, los bienes, las posesiones; debes mantenerte íntegro. No seamos como el rey Uzías, quien, cuando se afirmó en el poder, se envaneció y, en ese mismo momento, llegó su ruina; lo perdió todo.

Seamos humildes, reconociendo que todo lo que somos es porque Él nos lo ha dado.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish