• “La importancia de ser probados de parte de Dios.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela” 

    Lunes, 18 de junio de 2018

    “La importancia de ser probados de parte de Dios.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela” 

    Salmos 17:3 (RV1960) “Tú has probado mi corazón, me has visitado de noche; me has puesto a prueba, y nada inicuo hallaste; he resuelto que mi boca no haga transgresión”.

    Lucas 8:13 (RV1960) “Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan”.

    Nosotros como creyentes estamos viviendo distintas situaciones y no sabemos por qué, no entendemos el porqué de nuestras circunstancias; y alguien nos tiene que aclarar por qué tenemos tantos problemas. Problemas en la familia, personales, en el trabajo, financieros, entre otros.

    Dios es un Dios de orden y de excelencia y tiene tantas promesas y tan grandes para nosotros, que obligatoriamente debe probarnos para saber si verdaderamente estamos preparados para recibir eso que nos tiene. Él tiene que prepararnos para saber si vamos a valorar lo que nos va a entregar.

    El interés de Dios es que seamos entes de expansión en Su reino. Dios quiere que Su reino avance y los llamados a hacerlo somos nosotros. Es como el ejército, que prepara a sus soldados con ejercicios antes de ser enviados a la guerra, también antes de darles una promoción.

    En otras palabras, con lo que Dios te prueba es el quilaje de ti como su hijo. Satanás te prueba tentándote para que abortes el propósito de Dios en ti. El vocablo hebreo masac se traduce como prueba. Es un concepto en el cual se conjugan emociones físicas y emocionales de presión, para demostrar la calidad de algo.

    Esto me enseña que cada prueba, lo que va a sacar de mí, es mi calidad.

    Esta palabra masac se refiere a fundir un metal. Un lugar en el desierto recibió este nombre porque allí los hijos de Israel tentaron a Jehová diciendo: “¿Está Jehová entre nosotros?”. Así lo tentaron, preguntando si Dios estaba entre ellos, aún presenciando los milagros que hacía; Dios les dio un escarmiento en este lugar y le puso masac.

    Salmos 78:18 (RV1960) “Pues tentaron a Dios en su corazón, pidiendo comida a su gusto”.

    Cuando hicieron esto, probaron a Dios, no conformándose con el maná del cielo y pidiendo carne. La prueba es para saber en que estas, quien eres, si sabes o no sabes.

    1 Reyes 10:1 (RV1960) “Oyendo la reina de Sabá la fama que Salomón había alcanzado por el nombre de Jehová, vino a probarle con preguntas difíciles”.

    Éxodo 16:4 (RV1960) “Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley, o no”.

    Dios nos prueba para saber si somos obedientes.

    Por cada vez que no obedeces a Dios caminarás en pruebas. El hombre es sometido a pruebas y tiene que entenderlo, mas Dios, no puede ser probado ni tentado.

    Santiago 1:13 (RV1960) “Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie”.

    Dios no tienta ni puede ser tentado. Este versículo nos demuestra que Jesús fue hombre porque fue tentado por Satanás. La prueba de Dios para sus hijos es para probar nuestro kilaje. Las pruebas de tentación son de parte de Satanás.

    Santiago 1:12 (RV1960) “Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman”.

    Esta prueba es de Satanás, él lo hace a través de la tentación. Cada vez que tenemos deseos que no vienen de Dios, es porque tenemos un individuo muy cerca y no nos estamos dando cuenta. Cuando tenemos deseos de hacer lo mal hecho.

    La antítesis a la tentación del diablo es una promesa de Dios. Por cada ´no´ que respondes a una tentación, Dios te entrega una corona de vida. Esto pasa en todas las áreas: celos, envidia, en los pleitos.

    A veces nosotros no sabemos por qué estamos viviendo lo que estamos viviendo. Nos la pasamos buscando culpables y no es cuestión de eso, es más de encontrarnos a nosotros mismos y saber qué quiere Dios cambiar de nosotros en esta prueba.

    Andar en Dios es andar en gozo todo el tiempo. Las tentaciones traen problemas y frustraciones y nos llevan al pecado; y el pecado nos lleva a destruir la obra de Dios. El hombre y la mujer de Dios nunca pueden sentirse tan seguros que los lleve a olvidarse que el diablo siempre los va a querer tentar.

    2 Pedro 2:9 (RV1960) “… sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio”.

    El Señor sabe librar de las tentaciones a los piadosos. La tentación es un arma secreta de Satanás y la usa en contra nuestra porque conoce nuestra debilidad mejor que nosotros mismos. 

    Cada vez que en nuestra vida reforzamos un área de debilidad, tendremos menos tentaciones. De todo lo que venzo en Satanás, Dios me entrega autoridad. Hay cosas que no podremos dejarlas solos, para ello necesitaremos al Espíritu Santo.

    Dios siempre prueba a su pueblo y para qué lo hace:

    1. Para darte madurez y carácter.
    2. Para promocionarte. Dios no promociona a los pasivos ni a todo el mundo. Antes de la promoción, tiene que venir el carácter. Cuando empiezas a adquirir carácter, Dios te empieza a promocionar.

    Leyendo estas palabras, debes definir esto: Si lo que estás pasando es prueba de tentación de Satanás o prueba de Dios para darte carácter y promocionarte. ¿La prueba que estás pasando está basada en un pecado o crees que viene de Dios? Si es de Dios, Él lo está haciendo para promocionarte y darte carácter.

    Tú debes definirlo y para hacerlo, debes ser íntegro contigo mismo. Puede que esté pasando por una prueba financiera y puede ser Dios para promoverte y que seas un buen administrador.

    Hay pruebas financieras porque robamos. El no diezmar es robarle a Dios. Quieres a Dios pero no quieres darle lo que le corresponde.

    En medio de las pruebas, Dios quiere que te mires por dentro y que empieces a cambiar las cosas que Él quiere.

    Cada prueba no puede pasar más de 20 días o un mes. Debemos ser inteligentes. Tienes que buscar dentro de ti y saber lo que Dios quiere cambiar de ti. Él más que nada, quiere trabajar nuestro carácter, que es lo que se opone a las cosas de Dios. Un carácter formado por nuestro ´yo´ es medalaganario, es cómodo e independiente.

    Busquemos dentro de nosotros mismos qué está provocando nuestra condición.

    Si tu prueba no es por tentación, levántate y pelea contra eso que Dios quiere remover de ti. Su intención es promoverte y cuando Él lo hace, más completo te haces.

    Jesús fue probado y pasó la prueba. Fue tentado en todo más en Él no se halló pecado. No es pecado cuando Satanás te prueba con la tentación. Pecado es cuando le das luz verde, coqueteas con ella y la consumes. Después de esta tentación, Jesús salió del desierto lleno de poder haciendo milagros y prodigios.

    Dios nos da autoridad cuando vencemos en la tentación.

    Salmos 7:9 (RV1960) “… Porque el Dios justo prueba la mente y el corazón”.

    Cuando Dios nos prueba, es porque quiere algo con nosotros. Es porque eres importante y tiene un proyecto contigo. Bienvenida sea la prueba del Dios justo.

    Para nosotros se vuelve normal que nada pase y es porque estamos acostumbrados a ser tentados todo el tiempo por Satanás. Y Dios nos dice que todo no está bien y que cosas sí están pasando, que tenemos un problema y por eso nos prueba.

    Dios sabe todo y no tiene necesidad de probarte pero sí tiene necesidad de enfrentarte. La única manera de entender que no tenemos la razón y que estamos mal es probándonos.

    Espiritualmente somos mensos, hay cosas que estamos pasando y le echamos la culpa a todos menos a nosotros mismos. Las pruebas son para decirnos que estamos mal y que estamos desorganizados.

    El problema de nosotros como creyentes es que creemos que tenemos la razón en todo. La prueba de Dios viene a ser un GPS para que nos encontremos a nosotros mismos. Dios está más interesado en trabajar tu carácter que en quitarte el problema. Una vez trabajas tu carácter, el problema se va solo.

    Lo primero que haces cuando te llega una prueba es quejarte, ponerte a llorar y buscar alternativas. Talvez culpando a tu esposa cuando ella no tiene ni idea de lo que estás pasando. Cuando Dios desarrolla tu hombre interior, tu carácter, hay dos cosas que asegura, la primera son tus victorias y la segunda, la expansión de Su reino.

    Las pruebas de Dios son divinas porque vienen de Él. Esto significa que Sus prueban me traen soluciones y respuestas.

    ¿Cuál es el canal de las tentaciones de Satanás en el mundo?

    1. Visual
    2. Auditivos
    3. De pensamientos.
    4. Por nuestras iniquidades. Él las despierta y las usa en nuestra contra como tentaciones.

    En el Edén, Dios envió a Adán y como este falló, envió a Jesús para poner el Edén dentro de nuestro corazón. Nuestra alma es la tierra que tenemos que conquistar en nuestro corazón. El Edén fue el propósito de Dios para el hombre y para toda la tierra.

    Nuestra alma es lo que nos hace terrenal. El hombre espiritual carga con Dios y todo los frutos que da son buenos.

    En la biblia encontramos tres palabras que hablan de las pruebas de Dios:

    1. Pulgar que significa refinar, purificar, clarificar.
    2. Aflicción significa angustia del alma, que te aprieta.
    3. Machacar, triturar y sacar el aceite.
    4. Fuego, horno es el calor intenso en el medio de una prueba.
    5. Quebrantamiento, es el método que Dios usa para lidiar con nuestro ego y nuestra autosuficiencia.
    6. Desierto, es para probar tu obediencia. El 95% de nuestras pruebas son por la desobediencia.

    Cuando Dios nos prueba, lo hace para sacar nuestra carnalidad. El hombre mientras más espirituales, menos pruebas tendrá. Dios nos prueba en la escasez y en la abundancia.

    Muchas veces creemos que el diablo nos ha robado nuestras finanzas y no nos hemos dado cuenta que es que hemos tomado mucho dinero prestado y que no hemos sido buenos administradores. Es por esto, que Dios tiene que probarnos, para que sepamos donde estamos fallando.

    Dios quiere que reconozcamos nuestros errores y dejemos de echarle la culpa a los demás. Satanás hace lo que hace con nosotros porque le damos derecho. El único que tiene derecho con nosotros es Dios, después nadie más.

    De ahora en adelante, haz de las pruebas de Dios un desafío, y de las tentaciones del diablo, una guerra.

    Cada vez que Dios nos promueve, ha puesto en nosotros poder y autoridad en las áreas que hemos vencido.

    Es tiempo de ser justos y dejar de justificarnos por todo lo que hacemos. Nos esconcemos detrás de las razones. El justo muere a sí mismo, muere continuamente a sus deseos. En los justos no hay razonamiento, buscando para sí mismos una justificación. Para los justos, Dios es el que tiene el control. Pero estamos más pendientes de las pruebas que de las promesas de Dios.

EnglishFrenchSpanish