Cada problema tiene un propósito

Apóstol Miguel Bogaert