Creyente carnal o espiritual (Parte 2)

Apóstol Miguel Bogaert

La regeneración bíblica es el nacimiento de la parte más íntima del ser del hombre; el espíritu profundamente oculto es renovado, despertado y habitado por el Espíritu de Dios