Desenmascarando el espíritu de ofensa

Apóstol Miguel Bogaert

Una de las debilidades más fuertes que tienen los creyentes es que quieren hacer su propia justicia; y no somos nosotros que tenemos que hacer justicia, es Dios quién hace justicia. Las ofensas nos quitan la paz, la creatividad y nos dividen