Dios aborrece el corazón endurecido corazón endurecido (Parte 2)

Apóstol Miguel Bogaert

Cuando tenemos el corazón endurecido es porque tenemos orgullo.