La verdadera Adoración (Parte 2)

Apóstol Miguel Bogaert

Cuando tu intención y adoración son de corazón y haces algo para Dios, tu protección es automática.