Busquemos la conversión, la cual nos hace ser diferentes y parecernos más a Dios

Y ahora viven de manera diferente. En realidad, ustedes son personas nuevas, que cada vez se parecen más a Dios su creador, y cada vez lo conocen mejor. Colosenses 3: 10

Lo que aprendimos antes de venir a los pies de Cristo puede ser piedra de tropiezo para nuestra vida espiritual, porque está tan arraigado que no nos damos cuenta cuando hacemos las cosas, no dirigidas por el espíritu, sino por nosotros. Actuamos automáticamente en respuesta a lo que está grabado en nuestro inconsciente y nuestro subconsciente.

Debido a esto, vemos personas que tienen años de ser cristianas y aún siguen actuando como personas del mundo, sin dar testimonio de cambio y transformación. Por eso, Jesús nos llamó, no solamente a la salvación, sino a la conversión. Esta es más profunda. Conlleva decisión, entrega y perseverancia; porque es sacar todo lo que está en nuestra mente y sembrar la Palabra, la cual nos guiará a una nueva vida.

El Evangelio de Cristo tiene que transformarnos, y debemos proponérnoslo sobre todas las cosas. Pues qué hacemos con decir “Somos de Cristo”, si seguimos con la misma mente llena de pensamientos y creencias de hombres que no nos permiten crecer. Busquemos la conversión, la cual nos hace ser diferentes y parecernos más a Dios.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish