Busquemos lo que es bueno y dejemos lo que es malo

¡Ay de ustedes, que llaman bueno a lo malo, y malo a lo bueno! Isaías 5: 20

Si nos ponemos a ver, el mundo está al revés de lo que piensa Dios. Porque lo que para Dios es bueno para el mundo es malo, y lo que es malo para Dios para el mundo es bueno. La intención de Él es guardarnos de las cosas que nos corrompen, del mundo que nos seduce a través de los deseos de la carne. Por eso vemos cómo tantas vidas están perdiéndose y dejándose seducir por los placeres del mundo, sin tomar en consideración que un día nuestro cuerpo mortal no verá más la luz y no tendremos argumentos para nuestra defensa delante de Dios.

No podemos decir que fue ignorancia, porque conocemos la verdad pero nos ocultamos de ella para participar de todo lo que es pecado. Mas los ojos de Dios no se ocultan de sobre la faz de la tierra y miran la posición de Su pueblo, el cual se ha olvidado de las sendas antiguas, entregándose a las pasiones desordenadas sin medir las consecuencias espirituales que esto acarrea para siempre, a menos que haya un verdadero arrepentimiento.

No es posible seguir llevando nuestra vida al revés de lo que Él dice. Tenemos que conocer la verdad. El mundo no la conoce porque está apoyado en la mente del hombre; pero hay una sola verdad, y es absoluta, porque fue Dios quien la estableció y nadie puede contender contra ella. Él es el Creador del universo y, cuando lo hizo, de nadie necesitó para hacerlo.

Busquemos lo que es bueno y dejemos lo que es malo. De esta manera empezaremos a disfrutar de la vida y a entender que no vivimos para la carne sino para el espíritu.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.