“Cómo puedo capturar a Dios. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 21 de marzo de 2016

“Cómo puedo capturar a Dios.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Isaías 55:6-9 dice:

“Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.  Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos”.

Juan 14: 21-23:

 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”.

A Jehová debemos buscarlo y en Su Palabra nos dice que si amamos Su Palabra, Él mora en nosotros. En el Antiguo Testamento, Dios no moraba en las personas, había que buscarlo, mientras que en el Nuevo Testamento, lo tenemos por Su gracia, porque Él ahora mora en nosotros, y sin embargo, pudiéramos estar como en el Antiguo Testamento, esforzándonos por encontrar a Dios, cuando ya lo tenemos dentro de nosotros.

Muchos de nosotros en este tiempo, nos comportamos igual que en el Antiguo Testamento, cuando ya Dios vive dentro de nosotros, pero tú y yo debemos decidir que Dios se manifieste en nuestras vidas, porque ya lo tenemos dentro, sólo debemos dejar que se manifieste.

Si quieres caminar con Dios, no es como que tengas que esperarlo, hace tiempo que ya Él está caminando contigo y con estas palabras quiero provocarte a perseguir a Dios, a tener intimidad con Él y a buscarlo con todo tu ser.

Lo podemos ver claramente desde el principio, en el Génesis vemos el libre albedrío, donde tú eres quien decides buscar a Dios y este libre albedrío provocó un cambio en el Nuevo Testamento. Nosotros decimos si queremos caminar con Dios, y esto no es obligatorio, nadie puede forzarte. Tú decides buscarlo, así como la magnitud de cómo hacerlo.

Hay enemigos que siempre van a pelear y se van a oponer para evitar que tengas una relación con Dios, hay muchos enemigos que no les interesa que camines con Dios porque el enemigo sabe lo que obtienes cuando Dios está de tu lado y él procura mantenerte al margen e independiente de Dios.

El enemigo siempre pondrá distracciones y es por esto que en Isaías no sólo habla de los impíos, sino de aquellos con pensamientos inicuos.

Lo primero que Dios da a aquellos que tienen una relación con Él es la revelación de Su reino. Cuando decides venir a Cristo, Dios está empezando a preparar un banquete con lo que es Su reino: Autoridad, poder y dominio, y es en este momento que el enemigo se levantar y pondrá objeción, buscará fórmulas para que ese reino no se acerque, quitándole lo que tiene de nosotros.

Al enemigo no le interesa que tengas experiencias personales con Dios y cuando decides venir a Él, el enemigo se va a levantar.

Una vez que Dios te da la revelación de Su reino, lo segundo que vas a recibir es la revelación de Cristo Jesús, porque cuando Jesús entra a tu corazón comienza en tu vida un proceso donde Dios te habla y te revela quien es Jesús; si no tienes esta revelación de quien es el Hijo de Dios, vas a tener problemas, la Palabra dice que sólo a través de Él, podemos llegar al Padre, lo que significa que si no tienes una fe real en ese Cristo que murió hace más de dos mil años y que fue crucificado en la cruz del calvario, y si no entiendes que ese hombre bajó al infierno y ahí estuvo por tres días para pagar tus pecados, que fue a tomar las llaves del Hades y que se levantó al tercer día y está a la diestra del Padre intercediendo por ti, si tienes este conocimiento distorsionado, no puedes pensar del Padre y Él es quien te da todo.

Cuando se te es revelado el reino, lo que va a seguir en tus vidas son las sanidades, prodigios y milagros. Su reino no te es revelado de inmediato, es un proceso que sucede poco a poco.

La siguiente revelación que vas a recibir es la de Su providencia, que quiere decir que Dios es quien te provee de todo y que sólo dependes de Él. Cuando el enemigo sabe que estás en ese lugar donde dependes sólo de Dios, quiere hacer lo mismo que hizo el, alejarnos de Dios y quitarnos Su Presencia. En este tiempo, Dios te enseña y te atrae para que dependas sólo de Él, y lo hace sin obligarte, Él te provee de todo y el único esfuerzo que deberás hacer es el de caminar con Él.

¿Cómo Caminas con Dios?

Lo habla claramente Su palabra en Juna 14:15 dice: “Si me amáis, guardad mis mandamientos”. Versículo 23 “El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él”.

Esto significa que si no haces lo que dice la Palabra de Dios, le estás diciendo que no lo amas y por esto, Él te llama mentiroso. Si dices que amas a Dios pero actúas independiente de Él, entonces eres un mentiroso; porque cuando amas a Dios, Jesús y el Padre vienen a hacer morada contigo y morada se refiere al lugar donde alguien habita.

Tú y yo somos moradas caminantes de Dios. La biblia dice que los ojos son el reflejo del alma y cuando hablamos de los ojos, nos referimos a todo lo que está en la cara, a veces un puede discernir quién está haciendo morada en ti, si Dios o el enemigo.

Lo cuarto que el Señor nos va a revelar es Su reino desde una perspectiva diferente, nos dará una revelación bajo el poder de la resurrección, porque una cosa es Cristo antes de Morir y otra es Cristo resucitado.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish