“Conociendo a Tu Creador. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 29 de agosto de 2016

“Conociendo a Tu Creador.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Tu habilidad depende de la manera en que respondas a la habilidad de quien te creó, es importante entender esto porque Dios es nuestra fuente creadora, Él es quien define tu potencia porque provienes de Él.

Nosotros compartimos la esencia de Dios y Él es el único que conoce nuestro potencial. Dios observa con tristeza cómo Su creación no conoce su potencial ni su valor porque hemos permitido que el enemigo ponga en nosotros un espíritu de falta de identidad, de baja autoestima y de incredulidad hacia nuestro Creador, y esta es su manera de atacarnos.

Satanás no quiere que conozcas el potencial que tienes, no quiere que sepas de la esencia de Dios que Él puso dentro de ti, no quiere que conozcas a la fuente a la que estás conectado, y cada día que pasa, el enemigo intenta hacerte más independiente de Dios, porque sabe que si llegas a reconocer lo que tienes dentro de ti, a él sólo le queda pérdida.

Su método consiste en lo siguiente:

  1. Que no conozcas tu identidad en Dios.
  2. Ponerte una baja autoestima.
  3. Ponerte un espíritu de incredulidad para que no creas en tu Creador, y si lo haces, es a medias.

Esta estrategia nos lleva a una independencia de Dios; cuando tienes baja autoestima, no vas a depender de Dios, todo lo que está a tu alrededor, lo ves gris y oscuro, si tu identidad no está firme en Él, tampoco le vas a creer.

Romanos 8:28-31 (RV1960)

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?”

Dios nos está diciendo que fuimos creados con un propósito de Él, no con un propósito para nosotros mismos, sino uno en Él y para Él, nos está diciendo que nos predestinó y que antes de hacernos, ya sabía lo que quería con nosotros, y por último nos dice, que a nosotros no nos faltará nada y que nadie puede venir en nuestra contra, porque si Dios está con nosotros, quién contra nosotros.

El diablo busca entretenernos, porque cuando lo hace, nos hace independientes de Dios.

Efesios 1:4-5 (RV1960)

 “Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,  en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”.

No podemos ser santos y sin mancha sólo cuando venimos a la Iglesia, porque Dios es omnisciente, es decir, que todo el tiempo tenemos que ser santos y sin mancha.

Todo lo que estás viviendo ahora es ilegal y tu legalidad está en buscar la santidad y la pureza, es por esto que muchas de nuestras actitudes y pensamientos son ilegales; cada condición en la que vivas que no sea conforme a la palabra de Dios, viene a ser como al desconectarse de la fuente, porque Dios es tu fuente.

Versículo 6 (RV1960):  para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”.

Salmos 139:16 (RV1960)

 “Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas”.

Todo lo que tienes en este momento que no es de Dios, es ilegal en tu vida y no está escrito en el libro de Dios.

Así como Dios dice que es el Gran Yo Soy, de igual forma, tú debes declarar que eres el gran dependiente del Gran Yo Soy. Todo lo que esté conectado a una fuente, debe funcionar como la fuente, y cuando te desconectas de la fuente de Dios, o das corriente, te distorsionas o suenas rarísimo.

Dios espera que reconozcamos el potencial que tenemos y que nos ha dado, porque Él cree en cada uno de nosotros, cree de tal manera en nosotros que envió a Su Hijo para reconciliarnos con Él y que podamos cambiar.

Tu valor no viene por las posesiones que puedas tener, más bien, mientras más permanezcas pegado a la fuente, más kilaje obtienes, y Dios busca el 100% de nosotros, esto es lo que Él está buscando, pero la falta de identidad e incredulidad nos llevan a desconectarnos de Él.

A Dios no le importó el precio que tuvo que pagar para que fueras restaurado. Usted es igual al valor de su creador y de su fuente, no importa lo que diga el mundo o los adjetivos negativos que le hayan puesto; hoy vemos personas que no han sacado su potencial porque fueron frustrados por los adjetivos negativos e hirientes que recibieron de niños, hoy debes reconocer que esos adjetivos no son nada y que tienes un precio.

Oración: “Ato y reprendo todo adjetivo negativo e hiriente, los saco de mi alma y de mis pensamientos porque tengo un precio en Dios”

Al enemigo no le interesa que entres en el mundo espiritual, él quiere que continúes en la misma naturaleza.

Génesis 1:26 (RV1960)

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”.

Aquí Dios creó 2 clases de operaciones: Lo hizo y lo creó. La palabra hebrea de ´hacer´ es Asha, que significa formar algo, mientras que la palabra hebrea para ´crear´ es Brea, que se refiere a formar algo de la nada.

Dios te hizo, primero de la nada, y luego te creó, cuando cogió del polvo de la tierra e hizo una habitación y te metió ahí dentro. Contamos con una parte esencial de Dios en nosotros: Cuando Dios sopló Su espíritu y cobramos vida.

No somos cualquier cosa, en Dios no somos feos ni bonitos.

Tu espíritu es esencia del Espíritu de Dios y el Espíritu de Dios es eterno, por lo que tu espíritu también es eterno. Todo lo que sale del cielo, tiene que volver al cielo, y tu cuerpo que salió de la tierra, debe volver a la tierra.

Nuestro espíritu nunca morirá porque es esencia del Espíritu de Dios.

Los comentarios están cerrados.