Corazón puro y limpio

Huye de las pasiones de la juventud, y busca la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con todos los que con un corazón limpio invocan al Señor. 2 Timoteo 2: 22

Es necesario que nos fortalezcamos en el Señor para que ninguna tentación nos haga caer. A menudo vemos cómo hombres y mujeres de Dios que se veían firmes, de un momento a otro sus vidas se destruyeron, perdiendo matrimonio, familia, hijos, negocios, ministerio.

Por eso, Pablo exhorta a Timoteo a huir de los vicios, pecados y adicciones, induciéndolo a que busque la justicia, el amor, la paz, la fe. Debemos estar conscientes de aquello a lo que nos exponemos si no nos alejamos de esos males, debido a que nos esclavizan y nos separan de la presencia de Dios.

La mejor forma de huir de algo que no nos hace bien es estar con las personas correctas; estos son los de corazón limpio. Un corazón limpio es aquel que en todo momento quiere agradar a Dios y se sacrifica por mantenerse puro. Resistamos firmes, sin fluctuar, acercándonos todos en un mismo corazón puro y limpio.

Los comentarios están cerrados.