Créele a Dios por encima de todo

A Dios, cuya fuerza actúa en nosotros y que puede realizar mucho más de lo que pedimos o imaginamos. Efesios 3: 20

Dios no tiene límites; estos se los ponemos nosotros conforme sea nuestra fe. Así se Lo limita hasta tal extremo que pensamos que Él no puede hacerlo. Por eso, cuando el ángel del Señor le dijo a Sara que tendría un hijo, ella se rio a carcajadas, llena de incredulidad. Dudaba que fuera posible lo que estaba oyendo, porque a su edad era imposible.

Es verdad. Para la edad que tenía no era posible, pero Su Palabra dice: ¿Habrá algo imposible para Dios? Sara no conocía el poder de Dios. En ese momento quedó al descubierto que su fe no era lo suficientemente fuerte para creer en lo que Él hace.

Al igual que Sara, muchos se encuentran con una fe débil que no les permite creer en el poder de Dios. Viven sin esperanza, sin esperar cosa alguna, porque han dejado que los conceptos propios pongan límites al mover del Señor. Créele a Dios por encima de todo y, cuando los pensamientos quieran poner límites, declara la palabra escrita. Entonces Él se moverá tal como lo hizo con Sara y Abraham.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish