Dejar el sello de Cristo en todo lo que hacemos


Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 1 Corintios 10: 31

Es costumbre en nosotros hacer las cosas por hacerlas, sin cuidar los detalles, sin esforzarnos para que queden bien, escogiendo lo que aparezca sin mucho sacrificio. Todo esto produce un resultado no muy satisfactorio, pues lo que hacemos no es para honrar a Dios, y el final nunca se ve porque no permanece.

Si Dios actuara como nosotros actuamos, hoy nada seríamos, ya que no se preocuparía para que haya un cambio, una transformación, para que nuestra vieja naturaleza no nos domine y podamos morir a ella. Él es el Alfarero divino que toma nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro espíritu; con amor va formándonos para ser la mejor vasija y poder derramar el mejor vino, cuidando cada detalle para que quede perfecta.

Cambiar la actitud es necesario, porque si no siempre vamos a ser mediocres, y estos no imponen nuevas marcas. Estamos llamados a dejar el sello de Cristo en todo lo que hagamos, no importando tiempo, esfuerzo, dinero, sino tan solo que Su nombre sea glorificado.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.