“Por qué Dios permite el quebrantamiento en sus hijos, 2da. parte. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 12 de junio de 2017

“Por qué Dios permite el quebrantamiento en sus hijos, 2da. parte.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Muchos están en la iglesia de Cristo y piensan que si Él es un Dios de amor, un Dios bueno, un Dios grande, ¿por qué están pasando tanto trabajo, por qué están pasando tantas cosas y por qué están sufriendo tanto? Estos tratos suceden porque Dios tiene un propósito contigo y hay áreas en las cuales Dios va a tener que tratar contigo.

Cuando estás en el quebrantamiento es cuando menos te tienes que apartar de Dios, sino meterte más con Él, porque en medio del quebrantamiento es que más bendecido eres, porque todo quebrantamiento te va a llevar a una enseñanza y a una vida nueva.

Efesios 1:3-6 dice:

“Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado”.

El hecho de tú estar aquí en este planeta tierra, no es por una casualidad, tú vienes de los lugares celestiales y vienes bendecido, eres un escogido, antes de Dios hacerte ya tú tenias un destino, fuiste predestinado y tienes un propósito. Tú no viniste a este mundo por venir, viniste por un propósito.

¿Qué es propósito? es lo que no sabes, pero tienes que descubrir lo que tienes que hacer y por quién lo tienes que hacer. Por eso cuando descubres el propósito, siempre te dará paz y gozo, porque es la esencia propia tuya descubierta y siendo hecha. Por esta razón muchos viven deprimidos y amargados porque todavía no han descubierto su propósito.

Romanos 5:19 dice:

“Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”.

Aquí está el problema, porque inmediatamente entras en la línea del tiempo, te captura esa desobediencia, y al pasar esto, automáticamente el propósito de Dios se anula. Cuando se anula tu propósito, es con el mismo método que utilizó satanás cuando dice en Isaías “y subiré y me sentaré y seré como el Altísimo, independencia y autosuficiencia y ese mismo método vuelve y lo usa Satanás en el huerto con Adán y Eva; el usó este método en el cielo, en la tierra y en este tiempo lo está usando también contigo. Porque a Satanás eso es lo que le interesa que seas independiente, que estés autosuficiente, porque cuando esto sucede no dependes de Dios y quedas atrapado por la tentación, por el pecado y peor aún, cuando eres independiente toleras el pecado. De lo que tú toleras, de eso vas a vivir.

Jesús muere en la cruz, nos redime del pecado, nos lleva a la salvación y vida eterna, pero no se cumple lo más importante de la cruz que es matar el pecado original de la independencia y la autosuficiencia.

Mateo 10:39 dice:

“El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará”.

“Hallar tu vida” significa vivir independiente, decidir y hacer las cosas solo. “Perder tu vida” significa morir a tu yo por los quebrantamientos.

Muchos tienen su vida como un infierno por la independencia de Dios y la autosuficiencia; tú puedes estar en la iglesia, alabar a Dios, creer en Él y estar tan independiente como uno del mundo. El orgullo, la falta de perdón, de misericordia, de compasión te hacen independiente.

A veces crees en una vida pasiva que no eres nada, que no eres nadie y no entiendes que es que no ha llegado el tiempo de que se empiece a cumplir el propósito. Cada vez que empiezas a nacer en tu propósito, algo se va a levantar en contra; no en contra de ti, sino de tu propósito. Cuando Dios te empieza a tratar en el proceso del quebrantamiento, te va a cambiar hasta tu vocación.

Hebreos 11:24-26 dice:

“Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón”.

Cuando Dios te mete al quebrantamiento de tu propósito lo primero que hace es darte identidad verdadera. El galardón de Moisés era cumplir su propósito, se casó con la hija de Jetró, Séfora y en la Biblia sólo se habla una sola vez de ella y sus hijos, pero no se habla más, porque mientras más grande sea tu propósito en Dios, más va Él a trabajar la debilidad de tu humanismo y más grande será el proceso.

Desde que Moisés encontró las hijas de Jetró a cuando se encontró la zarza en el monte Horeb, pasaron cuarenta años Dios trabajando a Moisés, porque cuando Dios tiene un propósito contigo eso se tiene que cumplir; mientras más grande sea tu propósito, más grande será el proceso.

Cada proceso en el que estás, es una escuela donde Dios te va a usar. Hay gente que se añoña en el proceso y entran con un espíritu de auto lastima, hacen del proceso un ídolo que si los sacas de ahí se encuentran fuera de una pecera. Hasta que no empieces a mirar que lo que estas pasando es para ser usado por Dios, estarás viviendo en esa autosuficiencia y en esa independencia.

Dios está trabajando contigo el humanismo, la ira, la independencia y la autosuficiencia, ahí radican todos tus problemas. El Señor te está preparando para que bendigas a otros que están pasando lo mismo que tú pasaste.

Los comentarios están cerrados.