Dispuestos a todo para que Jesús vea nuestra necesidad

Al enterarse de que era Jesús de Nazaret el que pasaba, empezó a gritar: ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí! Marcos 10: 47

No podemos ser tan pasivos en los caminos de Dios. Al contrario, tenemos que estar llenos de osadía, atreviéndonos a hacer lo que sea con el fin de llamar la atención de Jesús. Como hizo el ciego Bartimeo, el cual se encontraba junto al camino y, cuando se enteró de que Jesús estaba ahí, alzó su voz para que lo viera. Él hizo que Jesús se fijara en él y, aun cuando la gente lo mandaba a callar, él gritaba más fuerte, sin importarle lo que pensaran los demás. Sabía que solamente Jesús podía hacer el milagro.

Esto nos enseña que debemos ser como Bartimeo y olvidarnos de lo que piensen o dejen de pensar los otros. Porque si actuamos por lo que dirán, nunca nos atreveremos a hacer algo que ponga en duda nuestra reputación.

Por esta razón, debemos ser valientes y, si alguien quiere detenernos, no debemos hacerle caso. Al contrario, tenemos que demostrarle que estamos dispuestos a todo para que Jesús vea nuestra necesidad e intervenga de inmediato; que nos libere de los yugos que nos tienen atados.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish