“El origen de la adoración.  Mensaje del Apóstol Dr.  Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 19 de diciembre de 2018

“El origen de la adoración.  Mensaje del Apóstol Dr.  Miguel Bogaert Portela”

Hay tres cosas en tu vida que te van a dar acceso a Dios:

  • La acción de gracia.
  • La alabanza.
  • La adoración.

La acción de gracia es reconocer la bondad de Dios. La alabanza es reconocer la misericordia de Dios, Su grandeza, poder y autoridad; es proclamar, declarar grandes obras de las que Dios hace contigo.

Tu nivel de madurez se refleja en tu nivel de adoración. Muchos están llenos de información pero no tienen la revelación de lo que es la alabanza y la adoración, por eso es que Dios está en todos los lugares, pero no se manifiesta en todos los lugares.

Debemos revisar nuestro corazón y mantener una actitud de humillación ante Dios. Humillación en griego es “proskuneo” que significa “como el perro que lame”. Las condiciones de tu corazón son el reflejo de tus actitudes.

Salmos 100:4 dice:

 Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.

La alabanza afirma las obras poderosas de Dios y la adoración afirma la presencia de Dios.

Si el Rey no se corona, la presencia de Dios no viene. La adoración corona la presencia de Dios. Nunca le ponga tiempo a la adoración a Dios. Nosotros no alabamos y adoramos a Dios porque somos líderes predecibles, ya venimos con todo esquematizado.

La alabanza es la procesión de Dios entrando al lugar y muchos entramos a la procesión, pero pocos entramos a la coronación.

La adoración causa que Dios se revele.

Isaías 6:1-4 dice:

1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo. Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban. Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria. Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo”.

Dice la Palabra que el Señor nos ha dado poder, autoridad y dominio para desatar todo lo que está en el cielo y traerlo a la tierra.

Salmos 95:1-2 dice:

1 Venid, aclamemos alegremente a Jehová; Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. Lleguemos ante su presencia con alabanza; Aclamémosle con cánticos. Porque Jehová es Dios grande, Y Rey grande sobre todos los dioses. Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo; Y sus manos formaron la tierra seca. Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. 

Cuando vas a la iglesia con una actitud indiferente y no alabas a Dios, no entras a Su presencia, estás más consumido en tus necesidades que las bendiciones que Dios te puede dar en Su casa.

¿De dónde viene la adoración?

Apocalipsis 4:6-8 dice:

Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás. El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando. Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir”.

El primer ser viviente tipifica a Cristo Jesús, el León de Judá. El segundo ser viviente representa a Cristo el Cordero. El tercer ser viviente representa a Jesús y el cuarto ser viviente representa la deidad de Dios. En el trono están adorando a Cristo, tipificados por estos seres vivientes.

Esos cuatro seres vivientes llevan una eternidad adorando a Dios,  y tú te cansas y te agotas.

Dentro de la adoración hay dos ministerios que son poco visibles y que en las iglesias no se están viendo:

  • El ministerio del salmista. Este ministerio no tiene una unción talentosa, sino una unción profética. Cuando un salmista está en el espíritu, la unción profética viene sobre él y hace declaraciones sobre el pueblo. La unción profética es que cuando viene el Espíritu Santo, este decreta sobre el pueblo, se desata una voz de cántico.
  • El ministerio del tañedor. Es el que interpreta la voz de Dios a través del instrumento.

Estos ministerios no se ven porque las iglesias se han llenado de talentos, pero Dios no quiere nada con talento, Él quiere ver dones. Los dones son divinos porque son dados por Dios, mientras que los talentos son terrenales. Mientras estemos pensando que la alabanza y adoración es un entretenimiento para el hombre, vamos a tener problemas en las iglesias.

Un sonido marca el nivel espiritual de una iglesia. Es por eso que un movimiento y un avivamiento en una iglesia, se sostienen solamente por la revelación y el sonido de la adoración.

Obligatoriamente necesitamos estos dos ministerios para hacer la transición de templo a novia. Templo son los que están todo el tiempo trabajando, metidos en agonía, pero la novia es la que adora al Cordero para que venga. Por esto la Biblia dice: “prepárate para que te encuentre velando”; velar significa oración, adoración.

Antes de Dios entrar a Su iglesia en un movimiento, en un avivamiento, Él siempre lo hará a través de un sonido. En el cielo Dios tiene Su atmósfera; atmósfera es algo que rodea el cuerpo; hay truenos y rayos que hacen sonido. En las murallas de Jericó vino el milagro cuando hubo un sonido. En el pentecostés cuando vino el Espíritu Santo, hubo un sonido.

Cuando hay un sonido de Dios y lo capturamos, automáticamente hay una interrupción en el tiempo porque viene un milagro. El 90% de las iglesias no quieren entrar en el sonido nuevo. Cada generación tiene un nuevo sonido; no nos vamos a ganar la generación nueva que viene, con el mismo sonido de ahora.

Sonido es indicación de vida. La novia tiene un sonido nuevo en la tierra. Satanás conoce el sonido, él produce sonido, la única diferencia es que el sonido de Satanás no da vida, da muerte.

A veces provocamos sonido para atraer a alguien, pero debemos tener cuidado porque Satanás conoce los sonidos, por eso en estos últimos tiempos debemos tener mucho discernimiento para ver qué sonido estamos haciendo.

¿Cuál es el origen de la adoración?

Génesis 1:1-2 dice:

En el principio creó Dios los cielos y la tierra. La tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”.

Del versículo uno al versículo dos pasó tanto tiempo que ahí vino la caída de Satanás y en ese tiempo creó Dios tres seres:

  • Arcángel Gabriel, mensajero.
  • Arcángel Miguel, el jefe del ejército de Dios.
  • Lucifer, el adorador de Dios, uno que carga luz.

Ezequiel 28:12-17 dice:

12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura. 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti”.

Isaías 14:12 dice:

12!Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”.

Cuando empiezas a compararte con alguien, estás empezando a preparar tu caída y a entrar en rebelión. Todo lo que es comparación en el mundo espiritual, trae rebelión. No te muevas de la asignación que Dios te ha dado, hasta que Él te hable y te diga que te muevas.

No podemos seguir cualquierizando la adoración. Un minuto de adoración en el espíritu, vale más que diez sermones.

Lucifer tenía la dimensión del sonido por dentro. Cuando el adoraba se encendían las piedras, se paseaba por el fuego.

1 Pedro 2:9 dice:   

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”.

Ahora Dios nos escogió a nosotros, no para cantar, sino para encender el fuego del altar. Somos sacerdote y los sacerdotes daban sacrificio, por eso cuando vienes a la iglesia debes dar sacrificio de alabanza, sacrificio de adoración, sacrificio de ofrenda. La ofrenda es una forma de adorar a Dios.

El Espíritu Santo vino a nosotros y Él sabe y conoce el sonido, el ritmo del cielo que Lucifer nunca conoció, por eso cuando Dios hizo al hombre no le puso instrumento por fuera y por dentro como a Lucifer, sino que puso al Espíritu Santo dentro de nosotros.

Satanás conocía todos los sonidos, pero no conocía este sonido, por eso nuestra asignación es sacar cánticos nuevos que Satanás no conoce. Por esta razón la alabanza es tan atacada, porque Satanás sabe que si se meten en el Espíritu, le van a sacar sonidos que él no conoce.

Cuando hay un cántico nuevo y tu vienes con un problema o una situación, el enemigo comienza a gruñir los dientes porque no conoce ese sonido, él sabe porque cuando Cristo murió en la Cruz y él estaba en el infierno, él escuchó el sonido de las rocas que se partieron y cuando el diablo sintió que las rocas se partieron (un sonido), se le aparece Jesús y le quita las llaves.

Cuando empieza un sonido nuevo, el diablo sabe lo que se está levantando, por eso David lo sabía, cada vez que David tiraba un cántico nuevo con un salmo.

¿Cuál fue la raíz de la caída de Lucifer?

El orgullo y la rebelión.

Los músicos tienen que guardar su corazón. El orgullo no se establece en la mente, sino en el corazón. Cuando el orgullo se establece en el corazón, automáticamente se elabora en la mente y cuando esto sucede, salen las actitudes. Cuando hay un corazón torcido, entonces hay un sonido torcido, a esto la Biblia le llama fuego extraño.

Iniquidad significa perversión moral, algo que está torcido. El amor torcido trae odio, el dar torcido trae tacañería, por eso cuando eres tacaño para ofrendarle a Dios, hay algo torcido en ti.

Mientras Lucifer adoraba junto a los ángeles, en lo secreto él se estaba comparando con Dios. Debemos estar rodeados de gente en el Espíritu, que se den cuenta de lo que está torcido en nosotros, porque a veces no nos damos cuenta nosotros mismos, por eso el que anda solo, siempre cae. Si usted toca en un lugar, tenga cuenta a dónde va, con quién va y qué va a hacer, porque si te sales del manto, algo de a donde usted va lo puede torcer y luego vuelve con eso torcido.

La liberación es el pan de los hijos. Tenemos que aprender a liberarnos porque la iniquidad es donde nacen las mezclas, conforme sea tu iniquidad, ira buscando las mezclas. Cada vez que alguien está en un pecado, siempre busca a alguien que esté a la par en el mismo pecado, porque cada iniquidad busca su mezcla.

Cuando dejas de servirle a Dios es porque hay algo torcido dentro de ti, el que ama a Dios siempre le quiere servir. Cuando eres verdaderamente sacerdote y siervo para servir, aprendes a priorizar y nunca pones el servicio de Dios detrás de cualquier cosa. Cuando amas a Dios y tu corazón esta correcto, tú anhelas servirle.

Si queremos trabajar nuestro carácter, debemos empezar a trabajar el corazón, ahí es donde se anida lo torcido. Todo lo que hay en tu corazón se va a manifestar en tu sonido. Tu sonido tiene que ser conforme al que Dios quiere sacar. Pero si en tu corazón hay anidado envidia, celo, maledicencia, chisme, envidia, ese será tu sonido.

Llegó un momento donde Satanás tenía sonido, pero no tenía Presencia. Por eso todos quieren hacer un CD, pero no todos tienen Presencia. 

La adoración y la alabanza vienen del cielo y se perfeccionan en la tierra.

Mateo 21:14-16 dice: 

14 Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó. 15 Pero los principales sacerdotes y los escribas, viendo las maravillas que hacía, y a los muchachos aclamando en el templo y diciendo: !Hosanna al Hijo de David! se indignaron, 16 y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dijo: Sí; ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza? A los sacerdotes no los motivó el milagros, los motivo el sonido de los jóvenes.

Cuando vas a la presencia de Dios a alabarlo y adorar, tienes que ir con un corazón inocente, así es como se perfecciona la alabanza, porque tienes un corazón de niño.

Cuando hay un cántico nuevo, viene una interrupción, es ahí donde vienen los milagros y se manifiesta lo sobrenatural.

Génesis 4:1-2 dice:

1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón. Después dio a luz a su hermano Abel. Y Abel fue pastor de ovejas, y Caín fue labrador de la tierra”.

Cuando Adán conoció a Eva, ya estaba fuera del huerto, los había sacado Dios, no había relación entre Dios y los hombres. Por mucho tiempo esa falta de relación estaba.

Génesis 4:3-4 dice:

Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová. Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda”.

Dios en Su amor y Su misericordia les reveló a ellos de qué manera se tienen que relacionar de nuevo con Él y es a través de la ofrenda. Donde quiera que hay una ofrenda, hay un altar y donde quiera que hay un altar, hay una adoración.

Caín mató a Abel, no por envidia ni por celos, sino que, el mismo que hizo que los sacaran del huerto, entró en el corazón de Caín para que matara a Abel, porque a través de esto iba a matar la revelación de la ofrenda. El móvil no era matar a su hermano, sino matar la revelación de la ofrenda porque es lo que te relaciona con Dios.

Desde que Caín mató a Abel, se volvió a romper la relación entre Dios y el hombre y pasó un tiempo donde nadie se relacionaba con Dios, nadie ofrendaba, nadie hacia sacrificio, nadie iba a buscar un altar, hasta que nació Set.

Génesis 4:26 dice: 

Y a Set también le nació un hijo, y llamó su nombre Enós. Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová”.

Una ofrenda hace un altar y un altar te lleva a la adoración al Rey Supremo. Esa relación nos une con Dios.

Hebreos 11:4 dice:

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella”.

Tienes que ser justo con lo que le ofrendas a Dios, debes dar de lo que amas, de lo que te duele dar, no lo menor que tienes, eso no te hace justo.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish