En todo yo me alegraré

Con todo, yo me alegraré en Jehová, Y me gozaré en el Dios de mi salvación.

 Habacuc 3: 18

Esta palabra nos dice que a pesar de todo nuestro gozo no puede perderse, y que debemos alegrarnos en el Dios de nuestra salvación.

Muchas veces, cuando las circunstancias adversas toman fuerza, lo normal es desfallecer, pensar que todo terminó, que nada vale la pena, que llegamos al final. Una profunda tristeza nos arropa, llegando muchas veces a deprimirnos y a pensar que Dios se olvidó de nosotros.

Si experimentas una situación similar, es hora de volver la mirada a Dios, pedirle fortaleza. Él es quien puede ayudarnos. En nuestras fuerzas, no podemos; sin embargo, con la ayuda del Señor las cosas son diferentes porque Él es nuestra salvación.

Él quiere desatar hoy sobre tu vida óleo de alegría, y que puedas decir con todo tu corazón “El gozo del Señor es mi fortaleza”.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish