Enfrentar con valentía

Sobre todo, que su fe sea el escudo que los libre de las flechas encendidas del maligno. Efesios 6: 16 

Nuestra vida es una batalla, la cual tenemos que enfrentar con valentía. Continuamente están levantándose cosas contra nosotros para hacernos flaquear. Pero debemos recordar que Dios no nos dio espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio.

Tenemos que estar conscientes de que, si no activamos nuestra fe, nos veremos sumergidos en el pozo de la desesperación, sin poder hacerle frente a las flechas encendidas del maligno. Por esta razón debemos ponernos el escudo de la fe todo el tiempo, así como en lo físico lo llevaban en la antigüedad los soldados, pues no sabían cuándo el enemigo los atacaría, y no querían estar desprotegidos.

Aprendamos que al enemigo no debe dársele oportunidad. Dios nos ha provisto de la armadura para no dejarnos vencer, sabiendo que Cristo hace dos mil años ganó nuestras batallas. No desmayemos, y levantémonos, atesorando Su palabra que nos fortalece y nos hace batallar sin temor, porque ella nos ha suministrado la fe que es nuestro escudo.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish