La oración que Dios oye.  Mensaje de la Profeta Montserrat Bogaert.

Lunes, 29 de enero de 2018

“La oración que Dios oye.  Mensaje de la Profeta Montserrat Bogaert”

La oración y la adoración van unidas.

Dios nos está dando las directrices de cómo mantenernos en oración, en adoración y en ayuno, pero ¿qué quiere el pueblo de Dios? ¿Qué queremos nosotros? Bendición.

¿Qué es la bendición? es un favor o  un beneficio concedido por Dios. En el cielo todo está arreglado, ahí no hay crisis,  no se va la luz, no te cortan el agua, no hay hospitales, ahí todo es gloria, es decir,  todo el poder de Dios es para nosotros. Cuando le dices: Señor, dame tu bendición, le estás diciendo  Señor dame tu favor, hazme beneficiario,  dame un beneficio por lo cual yo te estoy pidiendo, pero ¿qué nos pasa a nosotros?  Vivimos pidiéndole bendición a Dios en todo lugar y  se nos ha olvidado que para recibir esos beneficios, ese favor, hay un protocolo.  Tú no vas al banco y  pides hablar con  la gerente y le dices: mire,  ahora mismo abra la bóveda y sáqueme  un millón de pesos, lo más que te pueden es arrestar  y llevarte a la cárcel.  Así mismo es en el reino de los cielos, hay un protocolo y nosotros vamos a la oración sin protocolo, y hay  un protocolo que Dios ve para administrarte esos beneficios, y este es  tu corazón.

Cuando vas a Su presencia, lo primero que Dios mira es tu corazón para ver si calificas, entonces nosotros hemos olvidado nuestro corazón delante de Dios, nos hemos puesto irracionales delante Su presencia; vamos tras un favor, pero no ponemos nuestro corazón a Sus pies, entonces tú ves que oras, le pides a Dios, le dices, pero ¿qué pasa? Es que tu corazón no está apto para recibir un beneficio,  y Su palabra es clara, concisa y precisa, a ella no hay que añadirle ni quitarle nada. Cuando tú quieras que Dios te responda algo, primero mira tu corazón, así como vas al banco y te pones tu vestido, tu maquillaje, te peinas, para que te vean una persona representable, para que después no  digan esta persona no tiene con qué pagar, Dios quiere que tú limpies  tu corazón antes de venir a Su presencia cada día, es decir, tenemos que lavarnos en Él, tenemos que dejar de ser los mismos de ayer.

Salmos 101: 7

El que practique el engaño no morara en mi casa, el que habla mentira no permanecerá en mi presencia.

En otras palabras, si en tu corazón hay  engaño, hay mentiras, cuando tú estás postrada delante de Dios, diciendo Señor bendíceme , lo que hay es un techo, no hay una atmósfera, porque Dios no responde a lo que hay en tu corazón; entonces, estamos postrados, queremos ver la presencia de Dios, estamos en su casa espiritual, pero cuando entramos en Su presencia lo primero que Dios mira es nuestro corazón  y la intención que hay, pero como hay engaño y mentira Su presencia está fuera de nosotros y estamos descubiertos porque no puede permanecer la presencia de Dios, por eso oras, oras y oras, y no hay respuesta a tus oraciones, ¿por qué? porque no hay un oído para escuchar, Dios quiere escuchar nuestro arrepentimiento  para ser galardonador de sus beneficios. Por eso muchos de nosotros nos frustramos en la  oración, Dios no me responde ¿qué le pasa a Dios?. Es tiempo  de preguntarnos  qué le pasa a nuestro corazón, porque inmediatamente nos ponemos a cuentas con Dios, Señor arráncame esta naturaleza, arráncame este engaño, arráncame esta mentira, no quiero estar así, vuelve la presencia de Dios y permanece en ti.  De ti depende que tus oraciones logren que Su presencia permanezca.

Para que Dios me responda no son la horas, no son los días, no es el lugar, es el corazón, es tu  corazón. Muchos nos afanamos en decir tengo tantos días en ayuno, en cilicio, me duele la espalda,  me duele todo, pero lo único que  estás recibiendo es suelo,  porque no estás recibiendo Su presencia.

Dice en Proverbios 6: 16-19

Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma:  Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente,  El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal,  El testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos.

Estas cosas Dios lo odia. Tenemos una mente para engañar, que hasta al mismo Dios lo queremos engañar, engañamos  a los que están a nuestro alrededor y piensas que a Dios también y  que dice la palabra que Dios no puede ser burlado; si pecaste, no entres irreprensible a la presencia de Dios, mejor dile: Señor yo he pecado, conscientemente, pero tu sangre me lava,  me libera. La iglesia se ha acostumbrado a estar en mentira y engaño.

Debes hablar la verdad aunque te duela, aunque te expongas, pero no la encubras,  porque toda mentira saldrá a la luz, dice la palabra que no hay mentira que quede en tinieblas, toda mentira será expuesta a la luz. Aun los líderes se manejan así , porque eso viene siendo como un estilo de vida , no hay mentiras piadosas, la palabra no dice que cuando hable mentiras de primer rango, de décimo rango, mentira y engaño tiene un solo rango, y son odiados por el Señor; entonces no hay una provocación del cielo para ti, el cielo se mantiene estático, inamovible, sin responder,  porque Él está buscando  no un corazón de piedra sino  un corazón de carne.

La oración no tiene poder cuando Dios no encuentra protocolo para desembolsarla; entonces, veamos nuestra condición, El espíritu Santo nos habla tanto para que esa oración no tenga interferencia, pero tú le dices échate a un lado, cállate que hablas demasiado, por eso es que estamos así, y  nuestras oraciones no son respondidas.

Yo siempre oro y le pido perdón a Dios todos los días; cuando recuerdo algo digo Señor hice esto que no era debido, perdóname, ayúdame a no volverlo a cometer, siempre , siempre , porque eso es lo que abre la puerta; Yo no hago nada, ni  salir a la calle sin Su presencia,  yo quiero que Él esté conmigo, que andemos de la mano, que donde yo esté Él vaya conmigo; entonces, si el odia el engaño, la mentira, échate para allá, porque yo no ando con mafiosos, porque los engañadores y mentiroso son mafiosos.

Juan 15:7  dice:

Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho.

Ese versículo como que la iglesia no lo ha entendido, si permanece en mí y mis palabras permanecen en vosotros, pidan lo que quieran, que les será hecho, pero ¿cuál es la condición? Permanencia, Su palabra es tu guía, entonces como tú vas a permanecer si te has olvidado de ella. Lo que la  iglesia tiene que buscar no es aprender a orar sino cómo aprender a estar en la presencia de Dios.

Dice en Juan 15: 6

El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden.

El engaño y la mentira te hacen salir de Su presencia. Dios quiere convicción  para traer el cambio a tu vida.

Mateo 21:18-19

Por la mañana, volviendo a la ciudad, tuvo hambre.  Y viendo una higuera cerca del camino, vino a ella, y no halló nada en ella, sino hojas solamente; y le dijo: Nunca jamás nazca de ti fruto. Y luego se secó la higuera.

Hay cristianos llenos de religiosidad como la higuera, que están llenos de ramas y no de fruto, porque cuando hay oración, hay frutos, hay respuesta de Dios, hay convicción, hay transformación. La higuera representa al cristiano que no entiende que tiene que cambiar y ser trasformados,  y que le dijo Jesús, te secas, porque en el momento que tienes para permanecer en mí, has estado fuera solo echando hojas, esos son lo que está hablando tonterías. La religiosidad te hace ser bulto, por eso dijo en la palabra: y una parte de la semilla cayó junto al camino y ¿qué pasó? Vinieron las aves y se las comieron; ¿dónde estaba la semilla? junto al camino, ¿dónde estaba la higuera? junto al camino, donde no hay producción;   tienes que estar en el camino, no junto, porque junto no hay permanencia, ¿qué hicieron cuando estás junto al camino y no quieres obedecer la palabra de Dios? vienen las aves y te roban la palabra.

¿Qué no te dejan entrar a las bendiciones de Dios? 

Primero, las oraciones para tu propio beneficio; esas oraciones para tu propio beneficio son aquellas como dice Santiago 4:3 Pedís y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.  ¿Es que a Dios no le agrada que tú gastes en lo tuyo? Claro, que a Dios le agrada que lo que Él te da lo gastes en lo tuyo, pero a Él le agrada que tú primero pienses en Él antes que en ti, pero como  piensas en ti, para  ti, y nada para el reino,  no recibes porque pides mal.

La iglesia tiene que ser bendecida, pero  con engaños la iglesia no va ser prosperada, las finanzas no van a ser soltadas, los milagros no van a ser soltados.  Cuando la verdad llega,  nosotros atesoramos el reino, no hay quien nos lo quite; la verdad te hace propietario, entonces si tú no tienes engaños ni mentiras y la obra es para el reino, y si aún tus oraciones no son contestadas, entonces  te falta un ingrediente, el de la fe.  Hay gente que no tienen engaño ni mentira pero son como muertos,  no tienen fe,  la palabra es bien clara, si tienes fe como este grano de mostaza, le dirías al monte quítate  y se va quitar. Es la fe que mueve las montañas, es la fe que mueve los cielos; entonces hay gente pasiva en la fe, la fe tiene que ser explosiva, cuando te viene el espíritu de duda es que no hay fe.

Segundo, que tus oraciones no sean fervientes.  Fervientes significa  hirviendo, ardiendo, significa que estás en el punto de ebullición.  Por eso debes saber cómo es tú forma de pedir, la palabra dice: Elías oró fervientemente para que no lloviera y no llovió durante tres años y seis meses; Pedro estaba en la cárcel y la iglesia oraba con fervor, y la iglesia pudo hacer que Pedro saliera de la cárcel; la iglesia tiene el poder cuando ora con fervor para sacar a los que están presos en la cárceles; se necesitan los Elías que cuando van  al altar de Dios  oren con fervor,  que sientas el punto de ebullición en todo tu ser.

Tercero, el no tener constancia. 

Dice  1 de Tesalonicenses 5: 17 

Orar sin cesar 

No es un día, es todos los días, márcalo en el calendario,  oré hoy no con engaño ni mentira, no para mi propio deleite, oré con fe,  oré ferviente y llevo un día más anotado, porque Daniel prefirió entrar a la boca de los leones antes que le corten un día de oración.  Daniel dijo si yo corto la oración soy preso de los leones, pero si yo oro los leones serán la presa mía.

Por eso hoy,  levántate en el poder de la oración,  en el poder de la intercesión,  levántate , levántate como Daniel , porque la iglesia que ora la van  a perseguir,  porque a Daniel lo persiguieron , a Pedro lo persiguieron, a Pablo lo persiguieron, pero ellos siguieron dándole poder al cielo , dándole generación al cielo y no pudieron detener la obra , esta obra no será detenida mientras haya gente orando con fervor constante y con fe.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish