La verdadera herencia de nuestros hijos

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, y en sus mandamientos se deleita en gran manera. Su descendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita. Bienes y riquezas hay en su casa, y su justicia permanece para siempre. Salmos 112: 1-3

La preocupación de los padres debe ser dejar un buen legado a sus hijos. Muchas veces pensamos que trabajando duro podemos darles cierta estabilidad económica, buena educación y suplirles todo lo que ellos necesiten. Pero nos olvidamos de lo más importante, proveerles una herencia espiritual, lo cual hará que ellos sean fructíferos en todo.

Dios nos dice que bienaventurado es el hombre que teme a Jehová y en Sus mandamientos se deleita. Es decir, que si los padres cumplen con el deseo del Señor de vivir en Su Palabra, su generación está asegurada, ya que será poderosa en la tierra y próspera su casa.

Cambiemos nuestra mentalidad y reconozcamos que nuestros hijos dependerán en el futuro de lo que hoy estemos preparándoles juntamente con Cristo Jesús.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish