Las decisiones no pueden tomarse con los sentimientos

Respondió Rut: No me ruegues que te deje, y me aparte de ti; porque a dondequiera que tú fueres, iré yo. Rut 1: 16

Hay situaciones inesperadas que nos obligan a tomar decisiones, y de ellas dependerá nuestro futuro. Por esta razón, antes de decidir debemos saber cuál es la voluntad de Dios, pues conociéndola sabremos qué tenemos que hacer. Muchas personas se acercan en esos momentos para darnos su opinión, pero esto no es suficiente, porque lo que vale es lo que Dios nos dice. Por esta razón debemos ser pacientes y no dejarnos influenciar por el medio que nos rodea y nos induce a tomar decisiones equivocadas, las cuales luego nos pesarán toda la vida.

Debemos seguir el ejemplo de Rut, quien hizo lo contrario a lo que nosotros haríamos si estuviéramos en su situación, demostrando que ella estaba dispuesta a obedecer a Dios sin importarle los riegos que tendría que enfrentar, dejando a un lado familia, amigos, hermanos.

Esto nos enseña que las decisiones no pueden tomarse con los sentimientos, porque siempre haremos lo que nos agrada y lo que menos sacrificio conlleva. El resultado al poco tiempo se verá, y nos daremos cuenta del error que cometimos. Pidámosle guía al Señor porque Él es quien conoce nuestro propósito; luego sabrá cómo y por dónde llevarnos para que el mismo se cumpla.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.