Levantar un altar

Harás asimismo un altar para quemar el incienso. Éxodo 30: 1

Dios, desde Génesis hasta Apocalipsis, nos muestra Su voluntad, la cual dio a conocer a hombres como Abraham, Moisés, Daniel, David, quienes fueron Sus escogidos. A cada uno de ellos les habló, les ordenó que levantaran un altar y quemaran incienso. Esto significa que establecieran un lugar donde se adorara y honrara Su presencia todos los días.

El significado de un altar encierra un misterio que no todos lo entienden, sino solamente aquellos que son escogidos por Dios, a los cuales se les despierta una necesidad tan fuerte de estar bajo Sus alas que jamás se separan de este lugar. Porque todo lo que se piense, se hable y se sienta aquíí es divino. Esto será el sustento espiritual que nos acercará a nuestro llamado.

Todo lo que hacemos en el altar queda registrado en los cielos y escrito en el libro de las memorias, porque éste es el lugar donde Él nos encuentra cara a cara mostrando Su amor y Su corazón.

El incienso sube con olor fragante llenando el Cielo de todas las oraciones que Le damos de corazón, haciéndonos partícipes del encuentro del Cielo con la tierra. Todo lo que suceda aquí jamás se olvidará.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish