Nada nos hará cambiar

¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, la persecución, el hambre, la indigencia, el peligro, o la violencia? Romanos 8: 35

El entender y conocer a Dios es una necesidad. Creemos que Lo conocemos, pero no es cierto. El hecho de saber Su Palabra nada nos garantiza. Muchos hablan, dicen y afirman que Lo conocen. Pero el verdadero conocimiento que respalda nuestras palabras es la actitud con que asumimos las pruebas; es decir, cómo afrontamos los problemas, aflicciones, enfermedades y desastres.

El que Lo conoce se mantiene fiel, en ningún momento duda de lo que Él pueda hacer y jamás reniega de su fe. En los momentos difíciles es que se conoce lo verdadero. Afirmar que somos de Cristo debe ser una convicción tan profunda que nazca de nuestro corazón y no sea movida por las circunstancias.

Dios está esperando de nosotros fe y lealtad. No importando lo que suceda, nada nos hará cambiar, porque hemos conocido y entendido que en Él no hay cambio ni sombra de variación.

Los comentarios están cerrados.