Él nunca llega tarde


El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con vosotros, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan. 2 Pedro 3: 9

Como seres humanos nos disgustamos, enojamos, decepcionamos; porque las circunstancias se tornan diferentes a como necesitamos que nos respondan.

Dios se mueve a Su tiempo, no en el nuestro; pero al vernos bajo la presión, la crisis hace que aumente la impaciencia y nos ahogue la desesperación. No entendemos que Él tiene el tiempo establecido para enviarnos Su respuesta porque nunca llega tarde.

Él conoce nuestro final, pero espera que superemos y salgamos del proceso lo antes posible para darnos Su promesa. Porque es durante este tiempo cuando nuestro carácter es transformado, sometiéndose la voluntad, el alma y las emociones, lo cual es totalmente necesario para que pueda permanecer la bendición.

Injusto sería de Su parte que, sabiendo que no estamos aptos para ser bendecidos, nos bendiga para complacernos. Su amor es tan grande que sufre nuestro proceso pero espera el cambio, porque Él no quiere que algo de lo que nos dé se pierda.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.