Palabra de vida y no de muerte

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. Mateo 12: 36-37
Qué fácil se nos hace, cuando estamos contrariados o de mal humor, desahogarnos y decir cuantas cosas salgan de nuestra boca, sin tomar en cuenta que podemos herir o maltratar una vida. En la mayoría de los casos lo hacemos sin darnos cuenta; porque esto se ha convertido en parte de nosotros, sin que hagamos un esfuerzo para cambiar y deshacernos de esta mala costumbre que daña nuestro testimonio para con Dios, la familia, los hermanos en la fe y los del mundo.

Muchos seguimos haciendo las cosas por ignorancia, pero Su Palabra nos dice que de toda palabra ociosa que salga de nosotros habrá que dar cuenta en el día del juicio, porque a través de ella seremos justificados o condenados.

Es necesario que reflexionemos sobre nuestro comportamiento. Permitamos que el Espíritu Santo nos revele nuestra condición y demos el lugar a Él para que empiece a transformar nuestra vida con una actitud permanente para agradar a Dios.

Anhelemos dar palabra de vida y no de muerte, ya que tan solo una palabra nos justifica o nos condena.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish