Si permanecemos en el Señor, Él estará con nosotros

Permanezcan en mí, y yo permaneceré en ustedes. Juan 15: 4

Año nuevo, metas nuevas, sueños nuevos, planes nuevos; todo nuevo. Siempre los inicios nos dan el deseo de hacer las cosas diferentes. Tenemos grandes expectativas y sentimos que podemos hacer lo que no hicimos o que vamos a tener lo que no pudimos obtener, que saldremos de todo lo que nos trae carga y preocupación.

Cada nuevo año significa un nuevo comienzo; creemos que todo va a cambiar, que todo será diferente y que nuestras vidas tomarán otro camino muy diferente al pasado. Nos proponemos perdonar, reconciliarnos, olvidar, arreglar cosas, buscar soluciones y empezar desde cero. Todo esto es necesario porque es cuando verdaderamente nos damos cuenta que hay que cambiar, que tenemos la oportunidad de mejorar y que no todo está perdido.

Este inicio de año nos brinda  una buena oportunidad para determinar, decidir y creer que, si permanecemos en el Señor, Él estará con nosotros y nos ayudará en todas nuestras necesidades. Pero la diferencia no la hace el año sino nuestra comunión con Él. Fortalezcamos nuestra intimidad porque separados de Él nada podemos hacer.

Los comentarios están cerrados.