“Revestido desde tu interior.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 29 de octubre de 2018

“Revestido desde tu interior.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Estamos muy preocupados de cómo nos vamos a vestir, cómo nos vamos a ver, nos preocupamos por la marca de la vestimenta, por lo externo, por lo que Dios piensa, por lo que Dios siente, por lo que estamos haciendo externamente y no nos estamos preocupando por lo que Dios tiene que hacer internamente.

Quiero decirte que conformen empieces a conocer la Palabra de Dios y hacerla un estilo de vida, tu preocupación tiene que ir cambiando, tu enfoque de lo externo tiene que ir cambiando a un enfoque de lo interno, conforme vas conociendo la Palabra y teniendo experiencias con el Espíritu de Dios, tienes que ir cambiando de lo externo hacia lo interno.

Mientras menos conozcas la Palabra de Dios, mientras menos experiencias tengas con el Espíritu Santo, vas a estar más preocupado por lo externo que lo interno. Tú puedes tener una vestidura externa preciosa, pero si tu vestidura interna no ha sido revestida por la Palabra y el Espíritu Santo, no dará la misma imagen como si estuvieras revestido internamente por la Palabra y el Espíritu Santo, sería diferente tu imagen.

Hay personas que tienen una vestidura por fuera, de imagen, con muchas cosas espirituales, pero por dentro no están revestidas verdaderamente por la Palabra y el Espíritu Santo y la vestidura externa siempre se va a ver mal.

Es en lo interno que tenemos que trabajar, porque cuando trabajas lo interno estás agradando a Dios, pero cuando estás trabajando lo externo, estás agradando al hombre, entonces a Dios es que tenemos que agradar. Por eso nuestro trabajo continuo tiene que ser de adentro hacia afuera, no de afuera hacia adentro.

Un problema fuerte que tenemos muchos creyentes es creer que estamos llenos del Espíritu Santo, pero continuamos en las redes del pecado y nos vestimos como cristianos, creyentes, maduros, nos vestimos con una ropa, con una vestidura. La palabra vestidura tiene un significado bíblico, no todo el mundo usaba las mismas vestiduras en aquel tiempo.

Una vestidura de purpura significaba autoridad, una vestidura blanca de lino fino significaba pureza y muchas veces nosotros nos vestimos de algunas vestiduras, las cuales no van con el revestimiento que debemos de tener en nuestro interior.

Mucha gente en las iglesias tiene una vestidura muy espiritual, muy madura, pero sin embargo están dentro de las redes del pecado, porque estamos más preocupados de mostrarle al hombre en la condición que estamos, la ropa que vestimos, que presentarle a Dios cómo estamos nosotros interiormente. Mucha gente con una vestidura y metido en las redes del pecado totalmente.

Por eso, esos creyentes que están muy maduros, que se creen muy maduros, que están en las redes de esos pecados, son los creyentes carnales.

Gálatas 5:24 dice:

“Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos”.

Nosotros nos lamentamos y preocupamos por el pecado en particular y anhelamos conseguir esa victoria sobre ese pecado y mientras estas tratando de conseguir la victoria en ese pecado, por otro lado te está saliendo otro pecado, porque estamos más preocupados en tomar los frutos que da el árbol del pecado y no nos preocupamos de cortar el árbol que da los frutos del pecado.

Por ejemplo, si usted tiene un pecado que es la ira, siempre está luchando contra la ira, mientras usted este luchando contra la ira y peleando con la ira, sin darse cuenta le va a salir otro pecado. Nosotros nos lamentamos y preocupamos por el pecado en particular y anhelamos conseguir la victoria sobre él, sin embargo, todos los pecados tan solo son frutos del mismo árbol.

Cuando usted está tratando de resolver un pecado, ya le surge otro. Cristo murió en la cruz por el pecado para perdonar sus pecados, pero el pecador también murió en la cruz con Cristo para que no pueda ser más controlado por su carne.

Gálatas 5 lo que quiere decir es que cuando Cristo fue crucificado, cuando murió por tus pecados para perdonarte, automáticamente tu carne fue crucificada en ese momento, por eso para tu poder liberarte del pecado, tienes que tener la revelación de que cuando Cristo murió ya Él llevo tu carne a la crucifixión, por eso no puedes pelear con el pecado en particular, sino con el pecado grupal.

Un punto importante es entender que cuando la Palabra dice que fue crucificada la carne, es que ya fue, no es que tenemos que crucificar más.

Gálatas 2:20 dice:

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”.

El primer problema que tienes, por el cual sigues pecando, es que no has tenido la revelación de que cuando Cristo murió por ti, así como te tomas la cena en este tiempo porque Él se la tomó, así tienes que verte, que tu carne fue crucificada en aquel tiempo y que si hay pecado ahora y tu estas cometiendo pecado, no es porque el pecado te está asediando, es que no has tomado la decisión de tener la revelación de que ya ese pecado fue crucificado.

Pablo tenía fe en la palabra, en la cruz, tenía la revelación de lo que era verdaderamente la cruz. La cruz no fue solamente para darte salvación, sino para clavar tu carne de una manera grupal, de todo el mundo, pero para tu dejar el pecado tienes que tener esa revelación.

Por eso tú tienes que tener la revelación de la Palabra, para cuando te venga un pecado o una tentación tú le recuerdes que ya fue crucificado en la cruz del calvario y ahora es decisión tuya y tu decisión es NO al pecado.

Muchos seguimos pecando por no tener la revelación de la cruz. La Palabra me dice que mi carne, mis deseos fueron crucificado en la cruz y yo tengo que echarle mano a esa revelación para cuando me venga el pecado, la tentación, entender que el pecado es una decisión de voluntad propia.

En otras palabras, tu no peca porque eres débil, sino porque no tienes voluntad, no tienes revelación de la cruz y eres un carnal. Tu carne y tu deseo hacen dos mil años ya no forman parte de ti, el problema está que en tu mente está el laboratorio del pecado y tu cuerpo es el ejecutante del laboratorio.

Cuando Cristo fue crucificado en el madero de la cruz, fue una experiencia eterna porque ya estaba decidido en la eternidad de que Él iba a morir por nosotros en la cruz. Si la crucifixión de Cristo fue eterna, la cruz tiene el mismo precio ahora, su muerte, su nombre y la sangre tienen el mismo precio. La muerte de tu carne es el principio de lo eterno.

Por eso los creyentes se reconocen en medio del proceso, en medio del fuego. Es muy bueno limpiar la estufa, pero no es muy bueno meterte al horno y que te lo prendan. La gente piensa que solamente hay pecados carnales, pero hay pecados que son peores que los carnales. Una lengua injusta, un murmurador, un chismoso nunca vio la cruz.

Hay gente que quieren ser marinero y nunca han estado en el mar, nunca han tenido un barco, por eso la iglesia está llena de gente que no han sido revestidas desde el interior. Hay pecados que van en contra del templo del Espíritu Santo, pero hay otros pecados que van en contra del cuerpo de Cristo.

Hay gente que no tienen revelación de la cruz y mucho menos de la Palabra. La Palabra dice que hay de aquel que haga tropezar a uno de mis pequeños, el simple hecho de tu desatar con tu boca un chisme, estas provocando que ese que te está escuchando sea piedra de tropiezo.

Hay gente sentada en la iglesia que solamente ve lo que está pasando en la iglesia para llamar todo el día a los pequeños y ya no están viniendo a la iglesia, es alma te tocó a ti, pero a veces tenemos la conciencia tan cauterizada que no nos damos cuenta de lo que dice la Palabra.

Romanos 6:6 dice:

“Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él, para que el cuerpo del pecado sea destruido, a fin de que no sirvamos más al pecado”.

Cuando Cristo fue crucificado, en ese momento tú también fuiste crucificado con Él. Esa es la revelación que necesitamos para cuando viene la tentación y el pecado. Ahora bien, no todos tienen esa revelación, tienes que andar en el espíritu. El razonamiento no da revelación, la inteligencia no da revelación, la sabiduría no te da revelación, lo que te da revelación es el Espíritu Santo.

Cuando tienes un problema de “debilidad”, no es un problema de debilidad, es una falta de revelación, de crecimiento de madurez, de sabiduría de la Palabra y es una falta del Espíritu Santo, todo eso se conjuga en una sola revelación, NO al pecado.

Por eso fue una crucifixión grupal. Cuando Cristo fue crucificado, Dios considera la carne ya crucificada, es un hecho consumado. Por eso, cuando tienes una tentación, estas a punto de cometer un pecado, estas casi por caer, tienes que pararte y gritar fuerte CONSUMADO ES”.

Mucha gente está peleando tanto con la experiencia del pecado, que se han olvidado de la experiencia de la cruz, están más metidos en la mente con la experiencia del pecado que la experiencia que están teniendo con el Espíritu Santo. Se supone que los que están llenos del Espíritu Santo por dentro y revestido del Espíritu Santo por dentro y por fuera, cuando tiene una experiencia no buscan otra cosa que esa nueva experiencia otra vez.

Por eso es que salimos de la iglesia en Júbilo y en gozo y cuando estamos allá afuera volvemos a la pocilga de nuevo, porque la experiencia del pecado es más fuerte que la del Espíritu Santo, por una sola cosa, la falta de revelación de lo que es la cruz del calvario, en otras palabras, falta de temor reverente a Dios para no volverlo a cometer.

Automáticamente el pecado te vino a la mente, tienes que sacarlo y decir consumado es, porque si lo dejaste llegar al cuerpo, no vas a poder, por eso en la crucifixión no te crucificaron la mente, te crucificaron la carne, porque cuando el pecado llega a la carne, va a involucrar los cinco sentidos y los cincos sentidos siempre en tu inmadurez van a estar por encima de los sentidos espirituales.

Mientras vivamos en la carne, nuestras pasiones pecaminosas obraban en nuestros miembros para dar frutos de muerte.

Romanos 7:5-6 dice:

Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra”.

Es decir, ahora es un régimen de revelación. Cuando Pablo vivía bajo la ley, él dice que en vez de la ley ser vida, traía muerte. Mientras no había ley, no había problema porque no había pecado. La ley vino cuando empezaron a decirle al hombre no hagas esto, no hagas aquello, pero ahora ya nosotros no estamos en la ley, estamos en la gracia, en la revelación, ahora es diferente porque ellos nunca crucificaron su carne, pero la tuya sí fue crucificada.

Entonces, aquellos conocieron la muerte y el pecado por la ley, ahora tú conoces la muerte y el pecado por la decisión. Tú decides vida o decides muerte porque tu carne fue crucificada hacen dos mil años, por eso en las iglesias no es la carne que hay que trabajar, lo que hay que profundizar es sacar la voluntad que está perdida, la voluntad de saber decir sí o saber decir no.

Una conciencia cauterizada es lo peor que puede tener un hijo de Dios, un creyente, porque una conciencia cauterizada puede estar en puro pecado y cree que es espiritualmente maduro, puede estar fornicando y al otro día está predicando, eso se llama conciencia cauterizada. El problema está en que tiene que venir un espíritu de revelación que le muerte para que tomen una decisión de dejar el pecado.

Dios está buscando un remanente que entienda que hay que luchar contra la actitud del pecado, si no luchamos contra la actitud del pecado, en vano es oír la Palabra de Dios. Por eso tenemos que tener al Espíritu Santo y a la Palabra juntos los dos, porque estos son los que te darán la fuerza de la voluntad, el problema es que como no creemos en la Palabra, entonces no podemos ejecutar la voluntad de Dios. Cuando tomamos la Biblia, si creyéramos en lo que esta dice, automáticamente nuestra conciencia empieza a despertar.

Romanos 7:4 dice:

“Así también vosotros, hermanos míos, habéis muerto a la ley mediante el cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, del que resucitó de los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios”.

Cómo vamos a llevar frutos para Dios si estamos sin la autoridad de sacar el pecado. Nuestro trabajo es llevar frutos, pero para esto tienes que estar revestido por dentro de una nueva vestidura.

Con todo esto que hemos visto, ahora es una condición de voluntad para escoger lo que Dios ha hecho por nosotros o lo que nosotros queremos hacer. Si tu voluntad decidió creer que Dios lo hizo todo, entonces ayudaremos al Espíritu Santo y obtendremos una gran experiencia.

Cuando usted empiece a valorar lo que es Dios en ti y lo que hace a través de ti, tú no lo tocarás ni con los pétalos de una rosa. Cuando los frutos lleguen a ese nivel, va a ver una fuerza que te va a empujar y no podrás caer en el pecado, por eso tienes que empezar a valorar lo que es el Espíritu Santo en ti y lo que hace a través de ti.

Esa esperanza de fruto tiene que ser superior y mayor a cualquier decisión de pecado. Si los hijos de Dios supiéramos lo que podría hacer Dios con nosotros cuando estamos en la línea perfecta con Él, tomáramos las decisiones de inmediato. Ya no es luchar con el pecado, es luchar contigo mismo a tomar una decisión.

Colosenses 3:5 dice:

“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría”.

Colosenses 3:3 dice:

“Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios”.

Esto quiere decir que ya tu carne fue muerta y crucificada, por eso para usted poder cortar el árbol del pecado, tienes que haber reconocido que nuestra muerte en Cristo y que nuestra experiencia en Cristo sea real.

Esa experiencia real es lo que tiene salir eternamente para nosotros ser revestidos con vestiduras de creyentes maduros.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish