Rompamos con todo lo que nos tiene encorvados

Puso las manos sobre ella, y ella se enderezó al momento y glorificaba a Dios. Lucas 13: 13

Cuántas oportunidades tenemos para alabar a Dios, y no lo hacemos. El tiempo se nos pasa y no hay una expresión de gratitud por todos los favores inmerecidos que nos ha dado. Nos cuesta decirle que Lo amamos, manifestarle nuestro amor con palabras dulces, tiernas y llenas de sentimientos.

Él disfruta cuando Le damos una verdadera adoración, pero ¿por qué no lo hacemos, si sabemos que Él vive en los Cielos y que nos creó para que lo adorásemos? La religiosidad nos encorva y nos quita el gozo de alabarlo, viendo solamente un entorno cargado de problemas, incertidumbres e imposiciones, enfocando siempre lo peor y no lo mejor. La religiosidad no nos permite disfrutar las bendiciones; al contrario, nos hace tomar una posición de víctima para que los demás nos tengan lástima.

Con la religiosidad no ganamos el Cielo; al contrario, nos aleja de Él. Porque Jesús rompió los yugos por medio de la muerte de cruz y no resiste cuando nos ve esclavos de nuestras propias creencias. Rompamos con todo lo que nos tiene encorvados y empecemos a alabar y glorificar a Dios.

Click here to read our daily devotionals in English

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish