Rompe con esa mentira

Ustedes todavía les dan importancia a ciertos días, meses, épocas y años. Gálatas 4: 9-10

Nuestros padres, abuelos, familias nos enseñaron a guardar ciertas costumbres y tradiciones que nos tienen esclavizados, hasta tal punto que les damos más importancia que a la Palabra de Dios.

Cristo nos hizo libres de todas esas costumbres y tradiciones impuestas por los hombres, y no debemos seguir participando de las mismas. Nuestros padres nos las enseñaron por ignorancia, pero debemos romper con esa mentira y declarar que somos libres para hacer Su voluntad, y de esa forma dejamos inoperante sobre nuestra generación ese espíritu que acarrea maldición.

No permitamos que las tinieblas sigan moviéndose sobre nosotros. Permitamos que el Espíritu Santo nos revele la verdad y nos saque a la luz. El Cielo no está sujeto a fechas; él está sujeto a la Palabra. Busquemos la revelación, la cual nos llevará por los caminos de luz y no de oscuridad.

Los comentarios están cerrados.