“Cómo saber elegir. 2da. parte. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Lunes, 29 de mayo de 2017

“Cómo saber elegir. 2da. parte.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

Cuando Dios te llama es porque sabe el potencial que está en ti.

Efesios 4:1 dice: 

 “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados”.

“Vocación” significa: carrera, profesión. Tienes que ser de éxito, de excelencia, de vocación, porque mientras más lo seas, mas bendecido vas  a ser.

¿Cómo puedes tener éxito?

  • Conoce el llamado y propósito de Dios en tu vida.

Hasta que no conozcas cuál es tu llamado y propósito, no vas a saber lo que es provechoso para ti.

  • Prioriza cuando eliges conforme a tu llamado.
  • Desarrolla tu llamado al máximo, esfuérzate y sacrifícate en crecer.
  • Asegúrate en dejar un legado por medio de tu llamado.
  • Cuando ves que lo que haces no te da paz, no estás en lo correcto.

El primer problema de los hijos de Dios es que no saben cuál es su llamado y su propósito, por eso no saben lo que es provechoso para ellos y se les hace difícil ponerse límites para defenderse en lo que están haciendo. Si sabes que tienes que conocer tu llamado y propósito, no te puedes desenfocar, tienes que priorizar en base a lo que debes hacer, si no te enfocas vas a perder todo lo que Dios tiene para tu vida.

“Priorizar” significa: que nada te va a desenfocar de lo que va conforme a lo que tienes que hacer. Muchos no saben priorizar porque todo lo hacen en función de decisiones. Cuando empiezas a priorizar es porque sabes lo que te es provechoso; tienes que comenzar a escoger, porque si vives decidiendo nunca vas a saber cuáles son tus prioridades.

Cuando llegas a este nivel solo te enfocas en aquello que es necesario para desarrollar tus sueños. El enemigo siempre va a poner gente a tu lado para que no priorices ni tengas provecho de lo que te conviene. Todo el mundo sabe lo que es bueno y lo que es malo, pero no lo que es mejor. Cuando solo te conformas en lo que es bueno y lo que es malo, toda tu vida vivirás solamente de lo necesario.

Tienes que salir de vivir en la rutina de lo bueno, esa fue una etapa, ahora tienes que vivir en lo mejor; cuando vas detrás de lo mejor te haces exigente, radical, la atmósfera en la que te mueves será la mejor.

Hay personas que tienen sus propias ideas acerca de lo que ellos quieren hacer para Dios, esta es la razón por la que siguen sin rumbo; es más fácil hacer cosas para Dios que hacer lo que Él te dice que hagas.

Muchas personas quieren hacer cosas para Dios, pero no se detienen a que sea Dios que les diga qué hacer, ahí es que empieza a venir una desesperación hacia ellos y vienen las decisiones; este es el sistema que Satanás está usando ahora, cuando sucede esto el que decidió irse del otro lado de donde se fue le va a pasar lo mismo porque no es un problema del sistema, es un problema nuestro; entonces es mejor, aunque no lo entendamos, empezar a hacer las cosas que Dios nos dice que hagamos, para escoger y que Él nos ubique donde debemos estar.

Lucas 10:38-40 dice: 

“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”. 

En este versículo podemos ver que Marta estaba haciendo lo que ella creía que tenía que hacer para Dios, pero Maria escogió sentarse a oír a Jesús. Marta no estaba haciendo las cosas mal hechas, pero estaba equivocada, porque no supo identificar cual era el momento de hacer las cosas para Dios; por esto cuando un creyente no entiende cuando es el momento, siempre va a estar decidiendo y en esas decisiones es que comente los errores.

Cuando tú escoges, vas a escoger conforme a los valores que tienes, y ya está dictado el tiempo de Dios, por eso debes crecer espiritualmente para que empieces a escoger, mientras te quedes inmaduro, un bebé espiritual, vas a estar decidiendo.

2 Corintios 6:1 dice: 

 “Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios”.

El Señor no quiere que tú trabajes para Él, sino que trabajes con Él.

Mateo 16:21-22 dice: 

 “Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día. Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca”.

Jesús les dijo a sus discípulos que tenía que irse, pero ellos le respondieron que no era conveniente para desenfocarlo, porque lo vieron desde su punto de vista, no desde el punto de vista de Dios por la necesidad que tenían; por esta razón Él le contesto: “apártate de mí”.

¿Por qué Jesús le respondió esto?

  • Él sabía a quién le estaba hablando.
  • Porque sabía cuál era Su prioridad.
  • Porque sabía qué era lo provechoso para Él.

Cuando sabes cuál es tu prioridad, lo que te es provechoso, es ahí donde entras en el nivel donde no hay amiguismo, ni familiaridad, no importa quién sea la persona que esté a tu alrededor.

Pedro trató de desenfocar a Jesús, pero no decía lo correcto conforme a Su llamado, por eso muchos amigos y familiares tuyos van a ser peligrosos y tendrás que tomar decisiones radicales. Debes empezar a hacer un cambio, buscar personas que tengan los mismos valores que tú, que vayan con el mismo propósito y destino tuyo, porque el enemigo va a usar personas a tu alrededor para desenfocarte con el propósito de tu escogencia.

Tienes que aprender a priorizar porque cuando lo haces, sabes qué te conviene y no te vas a desenfocar. La iglesia necesita aprender a escoger, es tiempo de escoger.

Siempre que decidas vas a tener muchos problemas, pero si escoges vas a dejar un legado. Tu calidad de vida dirá la forma en que tú escojas o la forma en que decidas.

Los comentarios están cerrados.