Si no hemos sido buenos alumnos, es tiempo de mejorar

Pero vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo. Efesios 4: 20

Ser cristiano no es algo que podamos tomar a la ligera y sin responsabilidad. Ser cristiano es hacer una realidad la vida de Cristo en nosotros, no por un momento sino permanentemente. Esto conlleva un sacrificio muy grande, el cual hace que nuestra alma se resista; porque en el alma están nuestras emociones, las cuales son tan fuertes que nos hacen muy difícil seguir las enseñanzas de Jesús. Tener dominio de nuestra alma es fundamental, ya que de esta manera no seremos llevados por impulsos o deseos incontrolables.

Cuando aprendamos a dar valor a esto, nada nos hará volver atrás o seguir actuando deliberadamente. Pondremos un límite para no volver a repetir alguna de esas acciones, las cuales nos llevan a un comportamiento inadecuado e impropio de nuestra vida cristiana.

Debemos reconocer que el fallo ha sido nuestro, no del Maestro, por no tomar la decisión y ser radicales con aquello que atentaba contra lo que habíamos aprendido. Si no hemos sido buenos alumnos, es tiempo de mejorar. Y demos el reconocimiento a Cristo por enseñarnos a tener una vida diferente.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish