Solamente hay un dueño para nuestro corazón

Mi corazón está dispuesto, Dios mío; quiero cantar salmos en tu honor. Salmos 108:1

Dios está buscando corazones que se entreguen y se dejen moldear sin poner resistencia ante Su voluntad; corazones como el de David, quien no se resistió al trato cuando estaba al cuidado de las ovejas, apartado de todas las cosas. Ese corazón se deleitaba en adorarlo y alabarlo sin ver el lugar ni las condiciones que lo rodeaban. Él no se enfocó en lo externo, sino en buscar Su presencia y deleitarse en ella.

Cuando nuestro corazón es de Dios solamente queremos agradarlo; que Él mire con agrado lo que estamos haciendo, dándole el primer lugar en nuestra vida y haciéndose irrelevante todo lo demás.

No nos deleitemos en lo material sino en las cosas del espíritu que traen paz y gozo. Llenémonos de plenitud al saber que solamente hay un dueño para nuestro corazón, Él. Vivamos cada día para demostrarle nuestro amor verdadero, el cual sobrepasa todas las cosas.

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish