Sueña en grande porque nuestro Dios es grande

Haré de ti una nación grande, te bendeciré, engrandeceré tu nombre y serás bendición. Génesis 12: 2

El futuro es conocido por Dios pero desconocido por nosotros. Él quiere que soñemos con lo que tiene para nosotros, que lo anhelemos. Por eso debemos soñar y no permitir que alguien robe nuestros sueños, porque solamente Él conoce lo que nos tiene.

Cuando sueñes, no te limites pensando que es muy costoso, que es inalcanzable, que no te lo mereces; porque cosas que tú piensas que nunca tendrás son las que tiene para nosotros. Defiende, lucha por ellos y, si se tardasen en llegar, recuerda que los Cielos declaran que hemos sido bendecidos con toda la bendición en los lugares celestiales y que Él apresura Su Palabra para que se cumpla.

Embarázate de los sueños que Dios te ha dado y cuídalos como un bebé en tus entrañas, hasta que nazcan y compruebes que para Dios no hay imposibles. Sueña en grande porque nuestro Dios es grande.

 

Los comentarios están cerrados.

EnglishFrenchSpanish