Sin convicción no hay fe

Apóstol Miguel Bogaert