David, el hombre conforme al corazón de Dios, dijo: Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré, que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida. Salmos 27: 4

David había experimentado algo tan grande que no quería perderlo, y estaba decidido a buscarlo, porque él sabía que nada había mejor que esto ¿Qué era lo que buscaba? ¿Cuál era esa necesidad la cual anhelaba más que todas las cosas de este mundo?

Lo que él buscaba era estar en la presencia de Dios todos los días de su vida, y no separarse de ella, porque lo que había vivido, sentido, era tan grande que nada podía compararse.

Muchos pueden estar en ella, pero solamente un corazón como el de David sabe apreciar la presencia de Dios y buscarla desesperadamente, hasta el punto de no pedirle a Dios otra cosa, sino solamente estar en ella.

Debemos ser como David; buscarla sin desmayar y disfrutar del exquisito aroma que nos transformará en verdaderos adoradores, amando más Su presencia que cualquiera otra cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen