Recupera lo que te han robado

Recupera lo que te han robado

Mensaje de la Profeta Montserrat Bogaert

Juan 10:10 dice:

“El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

 

La Palabra de Dios dice que el ladrón vino para matar, robar y destruir, nuestros antepasados por ignorancia se dejaron quitar toda su herencia; mis padres no reclamaron nada, mis abuelos y bisabuelos creyeron que la vida que Dios les había dado era lo que les correspondía, ellos no sabían que había un adversario que se estaba robando lo suyo, y no sólo pasó con ellos, también nos pasa a nosotros que nos dejamos robar, porque actuamos muy pasivos ante los ataques del enemigo, estás dormitando pensando que Dios actuará y aquí te voy a enseñar cómo debes actuar, porque si no llegarás a vieja en las mismas condiciones, esperando una señal del cielo y Dios ya ha dado la orden para que te actives. Ya llegó el tiempo en que no puedes permitir que te quiten nada ni que roben tu herencia.

¿Por qué razón debes dejarte robar? En lo natural somos muy precavidos y en lo espiritual debemos actuar igual, somos agresivos y cuidamos nuestras propiedades con seguridad y alarmas, sin embargo, en lo espiritual no hacemos lo mismo, no ponemos un cerco en nuestra vida ni en nuestra casa para detener al hombre fuerte, te muestras cansado y dejas que el enemigo actúe haciendo lo que quiera.

 

Hay muchas cosas que Dios nos ha dado y que el enemigo se ha robado y hay muchas otras que están retenidas en los cielos porque Dios sabe que si te las da, te las vas a dejar quitar.

 

Dios quiere desatar en ti un espíritu de guerra y de violencia, un espíritu de alerta, algo en tu interior que se active y te haga gritar: Basta ya! Que pongas límites al reino de las tinieblas; para esto vienes a la Iglesia, para ser enseñado a no ser sólo un oidor de la Palabra sino más bien un hacedor, cuando escuchas un mensaje, debes ponerlo en práctica inmediatamente. Al finalizar un curso, te dan una práctica para que practiques lo que has aprendido, así cuando llegue el problemas vas a saber qué hacer.

 

Nosotros escuchamos la Palabra de Dios pero dejamos que el viento se la lleve, tienes que estar dispuesto a que no te roben más y dejar de hacer más rico al ladrón, de la misma forma, tienes que estar dispuesto a que cuando el enemigo te vea, tiemble, que el enemigo reconozca quien eres, que cuando te vea, pase de largo porque sabe muy bien lo que le hiciste la última vez. Tienes que ser reconocido por la autoridad que tienes.

 

El enemigo sabe la autoridad que como hijos de Dios tenemos, y cuando no la tienes, el enemigo hace contigo lo que quiere, él conoce tus niveles de protección, también los niveles de poder en los que te manejas y cuando te ve débil, sabe que puede acabar contigo.

 

No podemos permitir que lo de Dios en nosotros, nos sea robado tan fácilmente y que seamos tolerantes a ello, que alguien venga y sin pedirnos permiso, acabe con lo nuestro. En la biblia encontramos un hombre que fue víctima del saqueo y del robo y fue David.

 

1 Samuel 30:1-2 dice:

“Cuando David y sus hombres vinieron a Siclag al tercer día, los de Amalec habían invadido el Neguev y a Siclag, y habían asolado a Siclag y le habían prendido fuego. Y se habían llevado cautivas a las mujeres y a todos los que estaban allí, desde el menor hasta el mayor; pero a nadie habían dado muerte, sino se los habían llevado al seguir su camino.”

 

David llega a esta tierra y la encuentra desolada y en ruinas, ve que se han llevado todo, y lo mismo pasa en nuestras vidas cuando viene el ladrón, él no avisa cuando lo va a hacer, David no conocía este plan que tenían los amalecitas de entrar en su territorio y robarle todo. Cuando estás más desentendido, es el momento perfecto para el enemigo atacarte. El enemigo sabía que David no estaba en ese lugar, así que sabía que estaban vulnerables, él conoce muy bien nuestras debilidades y cuando hay algo vulnerable, ahí es donde ataca.

 

Puedes sentirte que estás de lo más bien con el Señor y no tener idea de las puertas que tienes abiertas y de repente, te encuentras con una sorpresa: Te despiden del trabajo, te metiste en una deuda, el dinero no te alcanza a fin de mes y te sorprende. El factor sorpresa es lo que usa el enemigo porque él estudia tus debilidades.

 

Los amalecitas sabían que David no estaba en el campamento porque él y sus hombres estaban en el campo de los filisteos, así que las mujeres y los niños estaban desprotegidos y este fue el momento que el enemigo usó para penetrar.

 

Dios nos dice que debemos revisar las brechas que tenemos, esas puertas abiertas que no hemos cerrado y que le dan acceso directo a las tinieblas para entrar, porque si estás en la casa de Dios, escuchando la Palabra y en tu vida hay robo y muerte espiritual, es porque hay un área en tu vida que es vulnerable, entonces creemos que todo es un proceso de Dios y esto es un problema, aquí nos equivocamos, cuando es un proceso de Dios, Él te respalda y no es así, si tu marido se va de la casa con otra mujer. Estas son cosas que el diablo hace porque encuentra puertas abiertas y puede entrar. Los procesos de Dios no son para dañarnos, son para edificarnos.

 

Lo que estaba pasando David, no era de Dios, hoy te digo que si tienes problemas financieros, una crisis matrimonial, pasa porque hay brechas que no tienen puertas para cerrarse, el diablo lo sabe y tiene una legalidad.

 

Abramos nuestros ojos y dejemos de ser mendigos, dejemos de esperar que caiga un rayo y algo sobrenatural suceda, hoy Dios te dice que revises las brechas y los puntos débiles de tu vida donde el diablo se ha metido. Si pasó en tus matrimonio o en tus finanzas, revisa qué puerta abriste en esa área, lo mismo pasa en tu llamado y tu ministerio. Debes tener ojos de águilas en todo y para todo para que puedas enfocarte en tu debilidad y crear una estrategia.

 

Cuando hay una guerra, los altos mandos estudian las debilidades y fortalezas de sus contrincantes. El enemigo se enfoca en estudiar nuestros puntos débiles, mientras nosotros estamos en el aire soñando, el enemigo está creando estrategias en nuestra contra para matar, robar y destruir.

 

Lo que el enemigo busca de nosotros con estos ataques, es debilitarnos en la fe, él quiere que empecemos a actuar de una manera que nos desinflemos totalmente, porque estos ataques vienen para la Iglesia, para nosotros los hijos de Dios, al enemigo no le interesa atacar al mundo, sino a nosotros para debilitarnos y sacarnos del camino y alejarnos del propósito de Dios. El diablo quiere que te preguntes a ti mismo qué haces en la Iglesia. Hoy tienes que aprender a responder ante estos ataques.

 

1 Samuel 30: 3-4 dice:

“Vino, pues, David con los suyos a la ciudad, y he aquí que estaba quemada, y sus mujeres y sus hijos e hijas habían sido llevados cautivos. Entonces David y la gente que con él estaba alzaron su voz y lloraron, hasta que les faltaron las fuerzas para llorar.”

 

David y todos sus hombres al ver la situación, lloraron hasta quedar sin fuerzas, en otras palabras debilitaron a David y a todos sus hombres, porque les tocaron el alma. El blanco del enemigo es el alma. La Palabra dice que David quedó tan débil que no tenía fuerzas ni para llorar y así es el impacto del reino de las tinieblas, te dejan sin fuerzas.

 

Un líder no puede permitir que le quiten sus fuerzas, porque hay muchos debajo de él que también quedarán debilitados si ven a la cabeza desplomarse. David se debilitó y a todos sus hombres les ocurrió lo mismo. Si en tu casa, te debilitas, también tus hijos lo estarán, si te quejas en tu casa de la situación y de que la piña está agria, los próximos en hacerlo serán tus hijos.

 

No te quejes, los demás no tienen por qué saber que la estás pasando mal; “el gozo del Señor es mi fortaleza” dice Su Palabra, el diablo te quiere destruido, desanimado y cabizbajo, porque es así que te saca del camino, es de esta forma que el enemigo va amontonando a los débiles y hace fiesta con ellos.

 

1 Samuel 30:5

 Las dos mujeres de David, Ahinoam jezreelita y Abigail la que fue mujer de Nabal el de Carmel, también eran cautivas”.

 

Las dos mujeres de David, Ahinoam significa ´Dios es agradable´ y Abigail quiere decir ´Alegría´, el diablo te roba el gozo de Su Presencia y de la adoración. Los puntos débiles por los que el diablo te robó te quitaron el gozo.

 

No puedo predicar acongojada y debilitada porque eso mismo voy a transmitirles a ustedes. El diablo quiere quitarnos las fuerzas.

 

1 Samuel 30:6-7 dice:

“Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios. Y dijo David al sacerdote Abiatar hijo de Ahimelec: Yo te ruego que me acerques el efod. Y Abiatar acercó el efod a David”.

 

El pueblo quería matar a David porque era su líder y lo culpaban por lo que había pasado y quién atacó a David, fue Amalec y este nombre significa hijo de la carne. No puedes permitir que la carne te robe algo, cuando viene un ataque, es en la carne que se hacen visibles. Es por esto que en ese momento, debemos buscar más de Dios y no volver al mundo como la mayoría hace. La carne responde buscando un escape, el ataque siempre te lleva a la carne y nunca al espíritu.

 

Pero David reaccionó y lo primero que hizo fue buscar el rostro de Dios, y dice que luego de esto, David se fortaleció en el Señor. Tienes que cortar y poner fin a esa situación de debilidad, no puedes permitir que se prolongue.

 

David volvió en sí, pero hay otras que no quieren hacerlo y no logran volver a su primer amor porque nunca tuvieron una experiencia con Dios, fueran esas experiencias que David tuvo con Dios que lo hicieron reaccionar.

 

Tus victorias pasadas y esa experiencia que en un momento te conectó con lo divino, te tienen que hacer reaccionar y tienes que levantarte en el poder de Su fuerza.

 

Proverbios 24:10

“Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida”.

 

Lo primero que tienes que hacer es buscar el rostro de Dios y activar cada recuerdo de experiencias que has tenido con Él.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen