El ayuno como primicia sacrificial a Dios

Apóstol Miguel Bogaert