La adversidad no es tu lugar

Apóstol Miguel Bogaert