La importancia de que Dios sea nuestra prioridad

Apóstol Miguel Bogaert