Tu corazón es el altar de tu templo

Apóstol Miguel Bogaert