Y yo le pediré a Dios el Padre que les envíe al Espíritu Santo, para que siempre los ayude y siempre esté con ustedes. Juan 14: 16

Es difícil enfrentar situaciones dolorosas y no tener un apoyo o alguien en quien podamos sostenernos para que la carga sea más ligera. Los hijos de Dios debemos tener la certeza de que Dios es nuestro Ayudador, y que no estamos solos aunque así pareciese.

La presencia física nos da seguridad porque a eso estamos acostumbrados, a que alguien esté con nosotros. Es como si compartieran la carga juntos y ambos se apoyaran; pero el hecho de no ver a Dios físicamente no quiere decir que no está, porque Él no se aparta de nosotros. Y vemos que Jesús confirmó esto cuando nos dejó al Espíritu Santo como nuestro Ayudador.

Confiemos en que Él está con nosotros trayendo la ayuda y la protección que necesitamos. No lo ignoremos; dejemos que se manifieste libremente y veremos que, aunque no podemos mirarlo, se hará sentir para darnos de todo lo que tiene y quiere para los hijos de Dios.

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen