Mi presencia irá contigo. Éxodo 33: 14

La soledad no es buena. Esta nos entristece y nos quita el gozo, trayendo amargura y desolación, todo por tener una vida separada de Dios; porque el que tiene una relación con Él está satisfecho y nunca se siente solo. No es por las personas que están a nuestro lado que dejaremos de sentirnos solos; es cuando hagamos a Cristo el centro de nuestra vida, lo cual no hemos hecho por darle más importancia al estar acompañados que a tenerlo a Él.

Con Él podemos hablar largas horas y nunca nos dirá “Ya es suficiente”. Puede acompañarnos a cualquier lugar y nunca nos dirá “Estoy cansado”. Al contrario, siempre querrá estar con nosotros y no dejarnos solos.

Por tanto, no debemos seguir sintiéndonos así, porque estamos tan acompañados que aun durmiendo no se separa de nuestro lado, brindándonos la compañía que tanto hemos buscado.

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen