No seamos orgullosos, ni sembremos rivalidades y envidias entre nosotros. Gálatas 5: 26

¡Qué hermoso es cuando los hermanos se unen para trabajar juntos en la obra del Señor!, sin celos, sin envidias, sin orgullo; donde cada uno ofrece sus habilidades, conocimientos, dones, para alcanzar los mejores resultados en lo que están haciendo.

La rivalidad no es buena porque nos obliga a hacer las cosas con el fin de aplastar al otro y llevarse uno solo el reconocimiento del trabajo realizado, dejando a un lado las enseñanzas del Maestro. Cristo fue un ejemplo de trabajar en equipo y demostrar que la unidad hace la fuerza.

Desde sus inicios se hizo acompañar de 12 discípulos, a los cuales les enseñó todas las cosas y los envió por todo el mundo a demostrar lo que Él les había enseñado e impartido, sin temor a ser desplazado. Cuando aprendemos a trabajar para el Señor sabemos que la corona no es nuestra sino de Él. Por eso no podemos competir; porque al final solamente Él se llevará la gloria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen