Que todos sean uno, como tú, Padre, estás en mí y yo en ti. Que ellos también sean uno en nosotros. Juan 17: 21

La unidad es una fuerza invencible; donde no hay unidad no hay fuerza. Cuando estamos unidos podemos alcanzar mayores cosas e ir más lejos que si lo hiciéramos solos, pero tenemos un espíritu de independencia que no nos permite unirnos. Cuando hay unidad, la victoria es de todos, pero somos muy egoístas y queremos llevarnos el reconocimiento solos. Mas este no es el diseño de Dios, porque Él trabaja en unidad con el Hijo y el Espíritu Santo.

Este modelo nos dará grandes resultados, por lo tanto debemos ponerlo en práctica, y las ganancias serán mayores. Jesús dijo “Así como el Padre y Yo somos uno que también ellos sean uno”. Esta unidad ya fue establecida hace dos mil años ¿Qué esperamos?

Rompamos con el individualismo y el ego que no permiten que nos hagamos uno y empecemos a trabajar unidos con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Entonces lo que no podíamos hacer antes por estar solos, ahora lo haremos porque ya nos hicimos parte del equipo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen