¡Ya estoy harto de esta vida! Por eso doy rienda suelta a mi queja; desahogo la amargura de mi alma. Job 10: 1

La mayor parte de nuestra vida nos la pasamos quejándonos de todo. Es como si todo lo que nos rodea nos molestara; sin darnos cuenta nos volvemos apáticos, indiferentes y de mal humor.

Si nosotros pudiéramos entender lo dañina que resulta esta actitud para nuestro crecimiento espiritual y lo vergonzoso que es delante de Dios, cambiaríamos inmediatamente, ya que entenderíamos que estamos despreciando lo que Él nos ha dado.

Nuestra vida será diferente en la medida en que podamos apreciar y valorar todo lo que el Señor nos brinda por amor a nosotros. Soltemos la queja y busquemos todo lo hermoso que nos rodea y que es un regalo de Dios.

Levántate cada día con palabras de fe, llenas de gozo y de amor, esperando siempre lo mejor, pues estás provocando una atmósfera tan agradable que la presencia de Dios siempre estará contigo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen