Queridos hermanos, no se extrañen de verse sometidos al fuego de la prueba, como si fuera algo extraordinario. Al contrario, alégrense de tener parte en los sufrimientos de Cristo, para que también se llenen de alegría cuando su gloria se manifieste. 1 Pedro 4: 12-13

No es de extrañar que nuestra vida cristiana se vea sometida a duras pruebas. En esos momentos nuestra fe es probada.

Es necesario que mantengamos nuestra mirada puesta en Jesús, y recordemos las pruebas a las cuales Él tuvo que someterse por obediencia al Padre. La Palabra nos dice que debemos alegrarnos por estos sufrimientos, ya que son parte de Cristo. Luego, de la misma manera experimentaremos también Su gloria, la cual se manifestó cuando resucitó de entre los muertos.

Al padecer estamos asegurando nuestra resurrección. Alegrémonos por todo, porque Su victoria es nuestra también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen