Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. Efesios 4: 24

Cuando nuestro corazón se arrepiente y nos convertimos a Cristo, empieza un proceso muy marcado en nuestras vidas, muchas veces doloroso y casi imposible de sobrellevar, pero es necesario para poder perfeccionar la obra en nosotros.

El nuevo hombre tiene que dejar todas sus vestiduras antiguas, lo cual representa su pasado, y despojarse de ellas para vestirse de justicia y santidad. No podemos seguir a Cristo si aún mantenemos vivo el pasado, ya que éste representa todo lo carnal, del alma y emocional que interrumpe el proceso de transformación que Él quiere hacer en nosotros.

La decisión implica valentía, porque todo lo que nos gusta, que a Él no le agrada, nos será quitado. Lo que nos gusta complace a nuestra carne, la cual compite con nuestra vida espiritual. Pero cuando Dios escoge, no juega; actúa inmediatamente empezando a trabajar con nosotros.

¿Dolerá? Sí, pero Su perfecto amor nos dará la fortaleza para vencer nuestras debilidades, hasta que podamos ver lo que éramos antes y lo que somos ahora. Esto nos levantará para seguir en las manos del Alfarero que necesita terminar la vasija que somos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen