El corazón alegre embellece el rostro, pero el dolor del corazón abate el espíritu. Proverbios 15: 13

¡Cómo nos preocupamos por mantener una linda y radiante belleza! Dejamos de comer para guardar la figura, hacemos ejercicios para estar en forma, gastamos mucho dinero en ropa y no escatimamos recursos para gastar si es para esto.

Cuidarnos no es malo, ni vestir bien, pero depende de la intención con que lo hagamos. Por eso debemos analizarnos y guardarnos de no caer en este abismo; pues fácilmente caemos. Como hijos de Dios sabemos que nuestra belleza no es de afuera sino de adentro; que es nuestro corazón, especial, porque a través de ella mostrarnos al Creador.

Nada hacemos con un clóset lleno de ropa, zapatos, pero teniendo falta de perdón y resentimiento. No importa el traje que vistamos; si no estamos limpios por dentro, no podremos lucir el traje que llevamos puesto.

Invirtamos en limpiar nuestro corazón sumergiéndonos en el spa del Espíritu, el cual nos hará lucir como reyes y reinas sin necesidad de gastar. Tú corazón es lo que vale, no tu cuerpo. Si lo buscas, Él te dirá cómo embellecerlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen