Cómo Crecemos a través de la prueba

Cómo crecemos a través de la prueba

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

2 Corintios 4:17-18 dice:

 “Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria,  no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”

 

Esto quiere decir que cada tribulación a la que estás sometido es para llevarte a un encuentro con Dios y a una manifestación de su gloria.

Santiago 1:2-4 dice:

 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna”

 

1 Pedro 1:6-7:

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas,  para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo”

 

Tenemos que entrar en la dimensión de entender que cuando entregamos nuestra vida a Jesús, obligatoriamente van a venir pruebas, tribulaciones, aflicciones y que esto no es provocado por Dios, mas bien, es permitido por Dios, porque uno de los propósitos que Dios tiene en nuestras vidas es  que seamos probados en nuestra fe, porque solo cuando somos probados en nuestra fe, seremos aprobados para entrar en el propósito de Dios.

 

Crecemos a través de la prueba y la aflicción, porque a eso que nosotros llamamos problema, Dios llama acercamiento. Dios te está llamando para un acercamiento con Él. Dios tiene un propósito para cada problema y estos problemas te van a venir por temporadas, conforme esté tu alma, es decir, que las pruebas van a ser circunstanciales, es por esto que Dios te dice que no mires las cosas de afuera, mira lo de adentro, porque cuando miras lo de adentro, estás mirando a Cristo en ti.

 

Yo creo que Dios utiliza las circunstancias para hacernos más como Jesús. El propósito de Dios en nuestra vida es que tengamos el carácter de Cristo y Él va a utilizar las pruebas y las aflicciones para ir moldeando el carácter de Cristo en ti.

 

No todos los problemas son grandes pero sí todos son significativos; tú podrás tener pruebas grandes y pequeñas pero cada una de ellas sí serán significativas para tu vida; algo está tratando Dios contigo, puede ser en el área financiera, emocional, en el área de la salud, en tu área sentimental o espiritual, en tu alma con tus emociones, en cada área que Dios está permitiendo que seas probado, algo significativo quiere Dios para ti.

 

El carácter de Cristo es el oro refinado que va a ser procesado por el Espíritu Santo a través del fuego de la prueba.  Dios utilizará las pruebas, aflicciones y tribulaciones, y de nosotros va a depender que tan rápido salgamos de ellas. Mientras te quejes y estés inconforme, vas a tener problemas. Las mejores oraciones salen del puro fuego de la prueba, cuando estás bien, tu adoración, oración y alabanza no tienen el mismo efecto en el trono de Dios que cuando lo haces en medio de un cáncer!

 

1 Pedro 4:12 dice:

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese.

 

Es un preaviso, es normal que vengan las pruebas cuando estamos buscando de Dios, porque con nuestra condición y con nuestras actitudes no vamos a ser aprobados por Dios, se viene a convertir en prueba porque  lo que  nos van a quitar, va a chocar y nos va a doler con aquello que sí nos gusta, aquí se convierte en un problema para nosotros.

 

En cada área que Dios te va a tratar, siempre lo va a hacer con aquello que te gusta, con eso que pelea con Dios y que prioriza con Él, eso llega a ser una aflicción y un trato para nosotros.

 

Las pruebas y las aflicciones son el resultado de una intención de Dios para que tú entres en el propósito que Él tiene para ti a través de forjar en nosotros el carácter de Cristo.

 

Los problemas que tienen solución  no son problemas, problema es lo que no tiene solución.

 

En cada situación en la que te encuentres, tiene que salir tu mejor adoración, tu mejor alabanza y tu mejor gratitud; la adoración que vemos en los salmos de David salieron de cada crisis que tuvo.

 

Cuando estamos bien, predicamos de Jesús, hablamos de Él, pero ¿ y qué pasa cuando estamos mal? Es por esto que las alabanzas y oraciones que salen cuando todo está bien, no llegan igual al trono de Dios que aquellas que salen cuando estamos en medio de una tribulación, porque cuando estás en aflicción no tienes fuerzas para nada, sólo para adorar y alabar y lo que te queda es creer y esperar en Dios, no tienes fuerzas para perder tiempo, sólo tienes tiempo para entrar en la presencia de Dios y decirle: “Señor, yo no puedo con esto, pero Tú que estás dentro de mi sí puedes”!

 

Cuando el hombre de Dios entienda que cada prueba y tribulación vienen a ser perspectivas de Dios para atraerle a Él, lo vas a ver diferente, no es lo mismo ver una prueba o un conflicto desde un punto de vista positivo a cuando lo ves desde un punto de vista negativo, que te quejas y estás inconforme.

 

David nunca vio la persecución de Saúl como un problema, David lo vio como una honra, por eso cuando tuvo la oportunidad de matarlo, dijo que no, que él no iba a tocar al ungido de Dios. 12 años estuvo Saúl detrás de David y en este tiempo, David nunca lo vio como una prueba, David lo vio como un trato de Dios para él crecer. Si David no hubiera tenido ese proceso con Saúl,  no hubiera podido llegar a ser el rey que fue.

 

Cada prueba y aflicción, en vez de alejarte de Dios, deben unirte a Él, porque esto es lo que Dios está buscando. Dios quiere fortalecerte en Su presencia y que sepas que lo único que tienes es a Él.

 

Lo que te imaginas, si lo haces en el poder de Dios, se tiene que cumplir! No es tu problema, es un problema de Dios! Deja que Dios sea Dios en tu vida. Es lo que está dentro de ti que te da la potencia. La Palabra dice que Dios está buscando verdaderos adoradores que lo adoren en espíritu y en verdad. Nunca vas a entrar en el espíritu si estás cómodo, mientras sigas así, no vas a tener necesidad de buscar a Dios.

 

¿Por qué nos caemos en medio de la tribulación?

  1. Porque no habíamos manejado esa circunstancia antes, porque no tienes control. Muchos de nosotros no tenemos control de las cosas de Dios y esto causa miedo, cuando no tienes control de las cosas de Dios y te da miedo, obligatoriamente lo segundo que te viene es la tribulación; la tribulación es el comportamiento expresivo de tus sentimientos en el momento circunstancial.
  2. Por el temor.
  3. Porque en tu mente estás condicionado para caerte.

 

Las pruebas, las tribulaciones y las aflicciones te ponen en el lugar perfecto para ser aprobado. Dios usa los problemas para acercarte a Él. La biblia dice que Dios está cerca de los que tienen corazón quebrantado y salva a los contritos de espíritu.

 

Cuando tienes un corazón quebrantado, Dios está más cerca de lo que piensas, lo único que Dios está esperando es que empiece a fluir de ti la necesidad de expresarle lo que Él es para ti.

 

Un corazón contrito, humillado y quebrantado sólo significa que estás en un punto en que lo único que sale de ti es adoración y alabanza para demostrarle a Dios que Él es tu único sostén.

 

Mientras estás luchando con tus fuerzas, tu corazón y expresión a Él no están quebrantados, cuando estás en una prueba y en una aflicción y no tienes a Dios como una prioridad, sino que estás luchando por ti mismo, por más que llores y gimas, si hay un poquito de ti que está dependiendo de tus fuerzas, tu corazón lo que está es preocupado. Un corazón preocupado no es lo mismo que un corazón quebrantado. El corazón preocupado sólo busca su propio beneficio y un corazón quebrantado lo que está buscando es un entendimiento, un reconocimiento, arrepentimiento y le da la gloria a Dios.

 

Cuando sueltas todas tus fuerzas y entiendes que tu único recurso es Dios, Él viene y abre una puerta de bendición para ti. Cuando entiendes esto, sabes que tus mejores experiencias de alabanza y gratitud salen cuando estás en medio de la prueba, cuando te sientes abandonado, cuando te sientes rechazado y desesperado; cada prueba y cada aflicción te van a dar un tipo de adoración distinta, conforme sea tu circunstancia y el efecto que cause en ti, así saldrá un tipo de alabanza y un tipo de adoración diferentes.

 

La tribulación es normal. ¿Qué es anormal? Anormal es vivir todo el tiempo en ellas o vivir mucho tiempo en ellas. Si vives mucho tiempo en ellas, se te va a convertir en un estilo de vida y te vas a acostumbrar a vivir con ese problema y no vas a entender que es Dios que te está llamando a un acercamiento con Él.

 

Cuando estás en pleno sufrimiento es cuando realmente conoces a Dios, es por esto, que los hombres que van a ser usados por Dios, van a ser probados con las mayores pruebas, porque es en medio de la aflicción que lo conocemos. Mientras todo está bien, no llegas a conocerlo.

 

La Iglesia tiene que cambiar la metodología de ver a Dios. En vez de dejar de alabarlo y adorarlo, es tiempo de entrar en Su presencia, es tiempo de que en medio de esta crisis, empieces a adorar y alabar a Dios, dándole tu mejor gratitud porque Él está clamando un acercamiento contigo. El propósito de Dios es forjar el carácter de Cristo en tu vida.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen